Denunció que su padre, un policía, la ultrajó durante 16 años

Giuliana Ramírez (29), que fue violada desde los siete hasta los 23 años, dijo que durante ese tiempo tuvo un aborto

[Actualización]
Mediante carta notarial de fecha 16 de marzo de 2018, Robinson Ramirez Quintanilla (DNI No. 08268944), remitió a este Diario copia de la Resolución de la Corte Suprema de la República (Sala Penal Permanente – R.N.N. 1661-2015) se dispuso declarar la nulidad de la sentencia que condenó a Robinson Ramírez Quintanilla como autor del delito contra la libertad sexual, en la modalidad de violación sexual de menor de edad en agravio de una menor de 17 años. El Poder Judicial decidió reformar la sentencia absolviendo a Ramirez Quintanilla del indicado delito dejando sin efecto las órdenes de captura en su contra así como sus antecedentes judiciales y penales.

[Nota original]

(EFE).- Una joven de 29 años denunció hoy que su padre, un efectivo policíal, la ultrajó sexualmente durante 16 años, período en el cual tuvo un aborto. La mujer, que se identificó como Giuliana Ramírez Ugarte, declaró a RPP que fue víctima de violaciones desde los siete hasta los 23 años y que su padre trabajó en el Servicio de Inteligencia, en la Prefectura capitalina y en la comisaría del distrito del Rímac. Ramírez relató que su progenitor le hizo creer que los abusos "eran algo normal" y que ella era una persona mentalmente enferma, por lo que se "sacrificaba" para curarla. Agregó que el individuo le colocaba inyecciones anticonceptivas, a pesar de lo cual resultó embarazada a los 21 años y fue sometida a un aborto tras negarse a acompañar a su padre a un viaje prolongado al interior del país. La joven dijo que en 2002 decidió contarle la situación a su madre, quien la apoyó en un principio, pero finalmente creyó en la versión de su esposo. Tras un intento de suicidio, en 2005 decidió denunciar a su padre ante los tribunales, por lo que actualmente el caso se encuentra en la Corte Suprema. Con la voz entrecortada, la joven pidió a la justicia que aplique "un castigo ejemplar" a su progenitor. El caso motivó la reacción inmediata de la ministra de la Mujer, Carmen Vildoso, quien se comprometió a apoyar a la mujer y resaltó su valentía al denunciar su caso. Vildoso destacó que este testimonio público puede ayudar a muchas víctimas de situaciones similares que, en su mayoría, no son denunciadas. El Código Penal del Perú establece una pena no menor a los treinta años de cárcel para todo aquel violador que "tuviere cualquier posición, cargo o vínculo familiar que le dé particular autoridad sobre la víctima o le impulse (a ésta) a depositar en él su confianza". En los últimos días han causado revuelo los casos de profesores a quienes se les ha descubierto tiempo después que abusaban de niños a su cargo.


Tags relacionados

joven

padre

denunció

ultrajó