Joven fue degollado en un cuarto de hotel: habría participado en ritual

Crimen ocurrió el sábado. La víctima frecuentaba grupos y fiestas góticos. Cadáver tenía inscrita una frase con arma punzo cortante

Jorge Antonio Parihuamán Yacila, de 30 años, fue degollado en vísperas del pasado 31 de octubre, en un hostal de San Juan de Miraflores. La extraña escena del crimen sugiere que se trató de cierto ritual, a la luz de una frase (atribuida a Leonardo Da Vinci), inscrita con un cuchillo en el pecho de la víctima, que rezaba: “Aquel que no castiga la maldad ordena que se haga”.
Parihuamán estudiaba comercio aduanero y cumplía labores de limpieza Sabogal; era además experto en artes marciales y capoeira.

Además, era habitué de fiestas góticas y frecuentaba grupos relativos a esta subcultura urbana, en su mayoría relacionados a la Asociación Cultural de Arte Oscuro y al grupo Los Caballeros del Sol Negro. Entre los asiduos del grupo, Parihuamán era conocido como “Pantera” para sus “hermanos del clan oscuro”, como se describe en un informe de Frecuencia Latina. El Sol Negro es un símbolo místico, en ocasiones relacionado a la simbología nazi.

La víctima debía asistir a una fiesta gótica la noche del 31 de octubre; sin embargo, en la víspera, y tras participar de una pollada familiar en su casa, fue degollado en el hostal “Azul”. Según las imágenes de las cámaras de seguridad del local, Parihuamán ingresó a la habitación 13 del hostal con una joven vestida de negro; tras ellos, entró un hombre encapuchado. Ambos habrían perpetrado el crimen.