Kaká consideró injusta su expulsión: "Las imágenes hablan por mí"

El mediapunta brasileño, que se perderá el partido contra Portugal el próximo viernes, espera que la FIFA le levante la sanción

El astro Kaká consideró hoy injusta la segunda tarjeta amarilla que recibió del árbitro francés Stéphane Lannoy tras rechazar con un codazo en el pecho al delantero Kader Keita en la victoria por 3-1 sobre Costa de Marfil que selló el pase de Brasil a octavos de final del Mundial de Sudáfrica 2010.

“Creo que las imágenes hablan por mí. Nosotros las hemos visto en los vestuarios, y espero que la FIFA también las vea y saque sus conclusiones”, dijo el mediapunta del Real Madrid, quien a raíz de la expulsión se perderá el partido del viernes contra Portugal, que cerrará la participación de Brasil en el Grupo G.

El incidente ocurrió a los 88 minutos del partido jugado en la noche de este domingo en el estadio Soccer City de Johannesburgo, en los momentos más intensos de una serie de peleas entre sudamericanos y africanos. Keita corrió hacia Kaká, quien estaba de espalda y lo rechazó con un codazo en el pecho.

El delantero del Galatasaray se cayó a la cancha y se tomó el rostro con gestos de dolor, pese a que el codo del brasileño ni siquiera había rozado su cara.

Kaká insinuó que Lannoy pareció haber perdido el control del partido, ante la sucesión de faltas duras en los minutos finales: “No es bueno que el partido se haya vuelto más violento. Eso no es bueno para el fútbol. Pero creo que la FIFA sabrá qué hacer con los árbitros”.

LUCIO DEFENDIÓ A KAKÁ
La posición de Kaká fue respaldada por el técnico brasileño Carlos Dunga y por varios de sus compañeros, entre ellos el capitán del equipo, el zaguero Lucio.

“No hubo nada, El jugador de Costa de Marfil corrió hacia Kaká, creo que él ni siquiera lo vio. Kaká no hizo nada mal, de ninguna manera, no tuvo culpa alguna”, sostuvo.