“Lo de la zona rosa puede ser una opción en el largo plazo”

Así lo afirmó el teniente alcalde de la Municipalidad de Lima, Eduardo Zegarra, quien sostuvo que es importante regular la prostitución ante los altos niveles de explotación

“Lo de la zona rosa puede ser una opción en el largo plazo”

El teniente alcalde de la comuna limeña, Eduardo Zegarra, afirmó hoy que la creación de una zona rosa es un tema delicado que puede ser una opción a contemplarse en largo plazo. La autoridad edilicia indicó que por ahora la municipalidad tratará de generar espacios regulados que reúnan las garantías sanitarias y de seguridad.

“Lo de la zona rosa pudiera ser una opción en el largo plazo, por ahora se va a tratar de generar espacios regulados, por lo menos tener una regulación y que las autoridades y las personas involucradas en la actividad sepan que hay seguridad, que hay garantías sanitarias”, indicó en Radio San Borja.

Zegarra sostuvo que los importante en este tema es llevar a cabo un proceso de regulación de esta actividad, “en la que hay altísimos niveles de informalidad, delincuencia e incluso explotaciones a menores de edad”.

Indicó que este tema sí es importante para comuna capitalina y que la alcaldesa tiene ya un asesor especializado que viene trabajando con los sectores involucrados.

MERETRICES PIDEN DIÁLOGO
Por su parte, la presidenta del Movimiento de Trabajadoras Sexuales del Perú, Ángela Villón, manifestó que la comisión instalada por la municipalidad para la elaboración de la zona rosa solamente se reunió hasta setiembre pasado.

En comunicación con el diario “Perú.21”, Villón solicitó que se retome el debate sobre este tema y le solicitó que se revisen las normas que criminalizan el trabajo sexual.

La vocera de la agrupación de transexuales Ángel Azul, Gabriela Mariño, afirmó que algunos integrantes de su organización han sido víctima de agresiones físicas por parte de policías y serenos, por lo que evalúan realizar una protesta.

Sobre la creación de la zona rosa, Mariño señaló que la Municipalidad de Lima la ha planteado como un megacentro del sexo fuera de la capital, lo que “resultaría inaccesible para las trabajadoras sexuales”.