Maleta con cocaína no era de ex funcionario de San Isidro

José González Rosell tomó la valija de un depósito de la casa de su prima. Su pariente fue detenido por tráfico en Ecuador y murió en una playa el 2008

Maleta con cocaína no era de ex funcionario de San Isidro

El hecho de que la maleta que contenía cuatro kilos de cocaína no le perteneciera –la tomó del depósito de la casa de su prima hermana sin conocer su ilegal contenido– motivó que el Tercer Juzgado Penal del Callao solo abriera instrucción con mandato de comparecencia contra el funcionario de la Municipalidad de San Isidro José Carlos Ramón González Rosell (58) y contra su prima hermana Zoila Diana Otoya Rosell de Ramírez (77).

Además, se archivó la denuncia contra la pareja de González, la ingeniero forestal Carolina Liz Vidal Véliz (31), quien supervisaba las áreas verdes del concejo sanisidrino a través de una empresa privada –la cual ofrece servicios integrales a esa comuna–, pues ella nunca tuvo contacto ni supo el origen de la valija.

Según la Primera Fiscalía Penal del Callao, González le había propuesto a Carolina Vidal pasar su cumpleaños, el domingo 23 de octubre, en Máncora o Cajamarca. Pretendía llevarla a este último lugar para visitar a unos familiares.

Sin embargo, a último momento, Carolina se decidió por Juliaca, Puno, para aprovechar que podía poner en práctica ciertos aspectos de su profesión. Es decir, como señala el informe del fiscal, no había intención de González de viajar a esa ciudad ni tampoco se detectó que hiciera llamadas a ese destino para, supuestamente, hacer coordinaciones por el transporte de la ilegal mercadería.

Además, el itinerario Lima-Puno no es habitual para los envíos de droga, de acuerdo con las investigaciones.

PERTENECÍA AL PRIMO
González Rosell, un mayor retirado de la FAP, manifestó que alquilaba una habitación a su prima hermana Zoila Otoya en la urbanización Aurora, en Miraflores. Cuando decidió viajar a Puno, tomó una maleta que ya había usado en el 2010 para ir a Trujillo, la cual se encontraba en almacén de la casa, en un ambiente posterior.

El funcionario le dijo al fiscal antidrogas del Callao, Juan Mendoza Abarca, que eligió la valija sin avisar a su prima, porque ya la había empleado antes y era lo suficientemente amplia para llevar todas sus pertenencias.

En realidad, dicha maleta había pertenecido a Max Ramírez González, uno de los hijos de su prima, pero este se la regaló a Zoila Otoya por un viaje que ella hizo a Estados Unidos.

Sin embargo, ni González ni Otoya conocían cuál era el contenido. El único que, al parecer, sabía lo que había en ella era Ramírez, quien –según declaraciones del funcionario– murió en el 2008 en una playa del sur, por lo que se llevó el secreto sobre el origen y destino de la droga.

En otro de los puntos del expediente, González recuerda que, antes de su muerte, su sobrino estuvo detenido en Ecuador por tráfico ilícito de drogas y que, por eso, Otoya viajaba a ese país para visitarlo. También afirma que Ramírez ingresó a territorio ecuatoriano con un pasaporte portugués.

La jueza Tatiana Barrientos Cárdenas, del Tercer Juzgado Penal del Callao, decidió abrir instrucción por tráfico ilícito de drogas contra el despedido funcionario edilicio, pero con mandato de comparecencia, al igual que a su prima Zoila Otoya Rosell de Ramírez. Según el auto apertorio de instrucción, no existen fundados ni graves elementos de convicción de que puedan ser autores o partícipes del delito.

El documento judicial señala, además, que el denunciado dejó elementos de la maleta, parte de la fibra de vidrio con droga que halló antes de colocar su ropa, en la casa de su prima.

Según la Primera Fiscalía Antidrogas del Callao, Otoya inicialmente dijo que la maleta le pertenecía y admitió que se encontraba en un depósito de su casa, pero se retractó luego, al parecer aconsejada por sus abogados, y dijo que no sabía nada de ella.

ABANDONARON EL CALABOZO
Tras descubrirse la maleta con cocaína, González –quien se desempeñaba como subgerente de Servicios a la Ciudad de la Municipalidad de San Isidro desde el 3 de enero del 2011– quedó detenido en los calabozos de la Dirección Antidrogas de la PNP (Dirandro) por 15 días.

Su pareja, Carolina Vidal Véliz, corrió igual suerte. Sin embargo, el sábado 5 de noviembre, ambos dejaron la carceleta tras la decisión de la jueza Barrientos.

PARA RECORDAR

Frustrado viaje. El 22 de octubre, José González Rosell iba a viajar a Puno con Carolina Véliz, pero el detector de rayos X descubrió el alijo.

Fin de semana. Él quería pasar el fin de semana en Puno, pues el domingo 23 de octubre era el cumpleaños de su pareja.

Despedidos. El lunes 24 de octubre, la Municipalidad de San Isidro decidió despedir a ambos.

Marcha atrás. Se espera que, luego de las investigaciones, la comuna se retracte de su decisión.

EN PUNTOS – La Dirección Antidrogas de la PNP (Dirandro) no incluyó en su atestado policial a Zoila Otoya Rosell. – El fiscal Juan Mendoza Abarca ha solicitado informes a la policía de Ecuador sobre Max Ramírez González. – Dicho magistrado consideró prematuro el despido de Carlos Ramón González.