Las matriarcas del pisco: 42 mujeres se unieron para producir nuestro licor de bandera

El modelo de Orovilca, que agrupa en la actualidad a 29 pequeños productores de pisco del valle de Ica, ya comienza a repetirse en otros valles con denominación de origen como Moquegua, Arequipa

Las matriarcas del pisco: 42 mujeres se unieron para producir nuestro licor de bandera

JOSÉ ROSALES

Un esforzado grupo de productoras de pisco ha contribuido de manera significativa durante los últimos quince años a que nuestro aguardiente de uva sea nuevamente reconocido en sociedad como el más puro y genuino del mundo.

En Ica existen hasta 42 mujeres que producen pisco. Estas productoras han sabido incorporar, a esa entrega maternal y gran legado familiar, novedosas técnicas que han ido aprendiendo y aplicando en sus propios procesos para obtener un producto de alta, óptima y uniforme calidad.

¿SEXO DÉBIL?
“Un pequeño grupo de mujeres nos propusimos hace 16 años acompañar a nuestros esposos en la revalorización del pisco. La tarea, al principio, fue complicada y casi nos hizo desistir del proyecto. Pero allí estábamos firmes, apoyando para lograr el reconocimiento del que ahora goza nuestra bebida nacional”, cuenta doña Juanita Gonzales Missa, bautizada como La Dama del Pisco, ganadora de innumerables reconocimientos con su pisco Tres Generaciones.

“Al principio, también fuimos discriminadas, dudaban de que pudiéramos desarrollar esta actividad, privilegio de los hombres por varias centurias, igual e incluso mejor que ellos”, anota doña Rosa Donayre Bolívar, quien con su Viña Rosita ha sabido conquistar el más exigente de los gustos.

Resaltan, además, Rina Elías Bravo, productora de Don Saturnino, ganador de hasta 11 reconocimientos internacionales, quien conserva no solo la herencia de su abuelo Saturnino Bravo y de su madre Rosa Elías, sino que lidera este emprendedor grupo de productoras iqueñas al que se suma Mirtha Álvarez Paredes con su apetecible Don Fede, Bertha Soria Espinoza y Bety Medina de Bohórquez, ambas educadoras que difunden con sabiduría el legado aprendido entre alambiques, cubas y botijas.

LA UNIÓN HACE LA FUERZA
Este grupo de 16 entusiastas mujeres apoyó decididamente hace tres años las primeras tentativas de crear una marca corporativa entre todo el gremio de productores iqueños, iniciativa que logró cristalizarse en marzo del 2010, cuando dieron a luz al pisco Orovilca.

“La intención es cubrir la mayor demanda que registra nuestro pisco en el exterior, así como tener un producto estandarizado y una oferta permanente que exige el mercado internacional. Además, estar sólidos para enfrentar los nuevos retos de venta que se presentan en el cada vez más ávido mercado nacional y asegurar un abastecimiento sostenido”, coinciden las productoras.

El modelo de Orovilca, que agrupa en la actualidad a 29 pequeños productores de pisco del valle de Ica, ya comienza a repetirse en otros valles con denominación de origen como Moquegua, Arequipa y, una fusión de productores de Lima, Ica y Arequipa.

Por esta unidad y por el empuje en estos últimos años de estas emprendedoras productoras iqueñas ¡salud! con pisco y por las mujeres del Perú.


Tags relacionados

Pisco

Ica