Mayoría de adultos rescatados del mar había ingerido alcohol

La venta y el consumo de licor en las playas no están regulados. Policía de Salvataje cree que debe haber multas por no hacer caso a bandera roja

Mayoría de adultos rescatados del mar había ingerido alcohol

ROXABEL RAMÓN

La gente suele ahogarse en las playas porque desconoce las corrientes y la dinámica del mar, pero la principal causa en Lima no es esa, sino la engañosa sensación de poder que otorga el alcohol: su influencia lleva a muchos a querer ufanarse de ser buenos nadadores y a ignorar sus límites.

“San Pedro es la playa donde la gente más se ahoga porque aquí vienen mucho a libar”, se queja el jefe de la Unidad de Salvataje de la Policía Nacional, Herbert Ramos. En lo que va del año, 80 rescates han tenido lugar allí. Casi todos protagonizados por adultos varones con aliento alcohólico. Como Luis Agüero, quien se ahogó el 16 de enero. El helicóptero que movilizó la policía para rescatarlo a él, a su hijo y a un amigo, solo pudo recoger con vida a los dos últimos.

La cifra es contundente: 178 de los 198 adultos varones rescatados desde enero tenían aliento a alcohol. Es decir, el 90%. También tenía signos de haber ingerido alcohol un 60% de las mujeres y adolescentes rescatados. Solo en estos dos últimos grupos, la incidencia es menor que en años anteriores, según el comandante Ramos.

En total, en lo que va del 2011, se ha rescatado a 646 personas en el litoral limeño (que comprende para la PNP hasta Cañete, en el sur, y Chancay, en el norte).

“Mover un helicóptero y personal le puede costar US$1.000. La vida de los socorristas no tiene precio”, regaña Ramos, pero no sabe adónde dirigir su protesta, pues no hay normas que sancionen la venta y el consumo de alcohol en la playa. “También debería haber multa para el que ingresa a una playa con bandera roja, así como ya hay para el que cruza el semáforo en rojo”, opina el oficial.

CONSUMO LIBRE DE ALCOHOL
La Ley 28681, del 2006, prohíbe la venta y consumo de alcohol en la vía pública. “El texto de esa ley necesita precisar algo como ‘espacio público’, para que los concejos puedan establecer un cuadro de sanciones para el caso de las playas”, opina el especialista en derecho municipal Marco Gutiérrez. Una investigación suya concluye que ninguno de los 14 distritos limeños con playa sanciona al respecto.

En un recorrido, observamos que Punta Hermosa restringe en su balneario principal el ingreso de licor, pero no lo hace en la playa El Silencio, donde abundan botellas de vidrio y ebrios. En Lurín, Punta Negra y Chorrillos, donde la incidencia de ahogamientos por ebriedad es alta, no se controla.

En San Pedro hay 46 puestos de venta de comida que, sobre todo, expenden cerveza. “Cada uno de ellos vende entre 10 y 50 cajas”, corrobora la propia gerenta de Comercialización de Lurín, Guadalupe Ramos. “La policía nos ha pedido hacer algo al respecto, pero no tengo manera de controlar la venta de alcohol, pues no cuento con personal suficiente para vigilar que los vendedores no se excedan si les llego a poner un límite de venta al licor. No sé cómo podría hacer”, señala increíblemente.

Para Gabriel Prado, gerente de Seguridad Ciudadana de Lima, el problema de la falta de sanciones merece ser estudiado. “Tenemos que ver qué es lo más adecuado en este caso para actuar a nivel de toda la provincia”, dice.

SEPA MÁS
6
Personas murieron ahogadas del 1 de enero a la fecha. En el 2010 hubo 1.540 rescates.

600
Salvavidas de la PNP resguardan 101 playas y 28 piscinas.