Habla el sujeto responsable de una sanción al Estadio Nacional

José Alberto López Aguilar reconoce que ingresar al campo tras el partido Perú-Uruguay no estuvo bien

Habla el sujeto responsable de una sanción al Estadio Nacional

La resaca de popularidad de José Alberto López Aguilar aún continúa. Desde que el hincha de la selección peruana ingresó corriendo al campo del Estadio Nacional tras la derrota de Perú a manos de Uruguay su vida ha cambiado. Dejó el anonimato propio de la tribuna, para a hacer suya “la voz de 30 millones de peruanos” y reclamarle al árbitro argentino Patricio Loustau por sus polémicos cobros.

Infla el pecho cada vez que entra al Facebook y lee los comentarios que lo respaldan o cuando en la calle lo reconocen como el “símbolo de la peruanidad”, aunque queda muy claro que no hay nada de qué sentirse orgulloso.

Por eso reconoce que ingresar al campo no fue la mejor decisión. Un acto que podría costarle a la selección peruana no jugar más en el Estadio Nacional. Esta sería la consecuencia de su temeraria acción si la Conmebol suspende el recinto deportivo por falta de seguridad.

¿Crees que la gente apoya tu reacción tras el partido?
Toda la gente que me está apoyando se identifica con mi acto. Todos querían decirle al árbitro lo mal que arbitró. Yo agradezco las muestras de apoyo, cuando me dicen “ídolo”, “eres un héroe”, “vales un Perú”.

¿Pero sabes que tu reacción puede perjudicar a la selección, que el Estadio Nacional puede ser suspendido por falta de seguridad?
Eso pasa en todos los estadios del mundo y nunca suceden cosas mayores. Ojalá que (Manuel) Burga hable y diga algo. Sé que la reacción que tuve no fue la correcta, yo solo quise decirle sus verdades, no agredirlo. Espero que esto no repercuta. Lo de la lluvia de botellas fue porque la gente estaba indignada.

¿Qué pasaría en si el estadio es sancionado? ¿Te sentirías responsable?
Me sentiría mal porque a todo el mundo le gusta jugar en el Nacional. El estadio es un símbolo de la selección, pero espero de corazón que la Confederación no nos sancione. Si eso ocurre sería como coronar una pésima gestión dirigencial, ponerle un lazo al regalo. Espero que no pase nada.

¿Te arrepientes de algo?
No me arrepiento de nada, me he quedado con ganas de decirle mucho más cosas. Pero me quedo tranquilo porque sé que el árbitro no se va olvidar de las cosas que le he dicho. Su conciencia lo va atormentar toda la vida.

¿Qué fue precisamente lo que le dijiste?
La cámara me enfoca luego de 6 o 7 segundos. Yo he llegado señalándolo, diciéndole que era un ladrón, un vendido, que favoreció todo el partido a los uruguayos, que no cobró ninguna para Perú, que le rompieron la cabeza a (Paolo) Guerrero y no hizo nada. Parecía que había un guion. Yo le dije de todo, que no tiene sangre en la cara y escuchaba que la gente me alentaba y me respaldaba.