Unos mil arequipeños lanzan basura a oficinas de congresistas

Las despachos de Marco Falconí, Justiniano Apaza, Juan Carlos Eguren y Ana Solórzano fueron atacados con huevos por rechazo al aumento del bono de representación

Unas mil personas se congregaron en la Plaza de Armas de Arequipa para rechazar el incremento en el bono de representación de los congresistas que les permitirá ganar hasta 30 mil soles mensuales.

Los manifestantes, liderados entre otros por Jorge del Carpio, presidente de la Asamblea de los Pueblos de Arequipa, marcharon por el centro de la ciudad y llegaron primero a la oficina descentralizada del congresista Marco Falconí. Este lugar fue atacado con huevos y luego, ante la llegada de un contingente policial, lanzaron basura a sus paredes.

Luego los pobladores se trasladaron hasta la oficina del congresista Justiniano Apaza y allí repitieron el ataque, sin que los policías apostados en el local pudieran controlarlos. Lo mismo se repitió en las oficinas de Juan Carlos Eguren y Ana María Solórzano.

Desde que se hizo pública la propuesta para incrementar los ingresos de los congresistas, diversas organizaciones populares coordinaron manifestaciones de protesta. Las primeras se realizaron el 27 de diciembre en la Plaza de Armas de Arequipa.

En esa ocasión, un grupo liderado por Jorge del Carpio quemó una figura que representaba al Congreso de la República.

La manifestación de ayer fue más numerosa, pues participaron representantes de pueblos jóvenes, el Sutep, Juventud Socialista, entre otros. Ellos aseguraron que las acciones de protesta continuarán hasta conseguir que los congresistas dejen sin efecto el arbitrario incremento de sus ingresos.

“El hospital regional, el más grande de la región Arequipa, necesita 18 millones para recuperar áreas críticas. Ese dinero se lo llevan los congresistas supuestamente para viajar a provincias y conocer la problemática, pero ninguno de ellos visitó este hospital”, dijo molesto Jorge del Carpio mientras marchaba junto a los manifestantes.