El Ministerio de Salud construirá cuatro hospitales en Lima este año

Sin embargo, el 23% de los locales tiene más de 50 años. El Estado ha destinado S/.1.200 millones para las obras

Por: *Fabiola Torres / Roxabel Ramón* Esa terrible tarde del 15 de agosto del 2007, las actividades en el hospital Arzobispo Loayza transcurrían en esa cotidiana estrechez con la que sobreviven los hospitales públicos. Sus pabellones desbordaban de pacientes, mientras la sala de emergencia tenía todas sus camas ocupadas, un solo desfibrilador contra paros cardíacos y ningún respirador mecánico. En el tercer piso, la uróloga Zarela Solís realizaba una delicada cirugía cuando la lámpara del quirófano empezó a balancearse sobre la paciente. En esos tres minutos y medio que duró el terremoto, Solís intentó mantener la calma, pero, al igual que todo el personal, sabía que trabajaba en un edificio que empezó a construirse en 1914 y que no tenía claras medidas de protección. Varios de los pacientes que se encontraban en áreas ubicadas en sótanos debieron ser evacuados al patio por sus únicas salidas: estrechas escaleras. Fuera de rajaduras y pese a su alta vulnerabilidad, ninguno de los 30 hospitales e institutos especializados que el Ministerio de Salud administra en Lima y el Callao se desplomó, como ocurrió con las edificaciones sanitarias de Pisco, el epicentro del terremoto, y de las ciudades de Ica, Chincha y Cañete. El terremoto evidenció el alto costo que significa tener edificaciones de salud sin medidas de protección y cuerpos médicos poco entrenados para activar un plan de contingencia. *PREVENIR ES MÁS BARATO* Veintidós meses después de aquella tarde que se llevó la vida de 540 personas, el Gobierno anuncia una inversión extraordinaria de 1.200 millones de soles para la construcción de nuevos hospitales, el mantenimiento de los que ya existen y la reposición de sus equipos. Además de comprometerse a iniciar la construcción de la red hospitalaria de la región Ica, el ministro de Salud, Óscar Ugarte, confirma que en Lima se levantarán la nueva sede del Instituto Nacional Especializado del Niño, en San Borja, y tres hospitales de emergencias en Ate, Comas y Villa El Salvador, cuya operación está planificada para el 2011. Esta podría ser también la oportunidad de incorporar medidas de protección en nuestra red hospitalaria para tiempos de emergencias y desastres naturales. Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), reconstruir un hospital de 100 camas puede costar en promedio 15 millones de dólares, pero protegerlo en el inicio de su construcción representa el 5% de su costo total. Mientras que reforzar una edificación que se construyó sin prever la seguridad requeriría entre el 10% y 15% de su costo total. *LAS URGENCIA DE PLANIFICAR* Si recorremos un día cualquiera de los hospitales estatales, como el Arzobispo Loayza, Dos de Mayo y Sergio Bernales de Collique, comprobamos que allí no hay más planeamiento que el día a día. Como el 23% de hospitales del país, estos edificios se construyeron hace más de cincuenta años y están hacinados porque sus instalaciones han sufrido un perverso proceso de adaptaciones sucesivas para recibir a más pacientes. La precaria infraestructura nos pasa la factura con brotes de infecciones intrahospitalarias cada vez más seguidos. El día de nuestra visita el hospital Dos de Mayo reportó un brote de TBC que afectó a cuatro médicos. “Cambiar esta realidad implica no solo recursos, sino también organizar adecuadamente la red de salud desde el nivel básico de atención (postas y centros de salud) para desconcentrar los hospitales”, sostiene Luz Loo, presidenta de la Federación Peruana de Administradores de Salud. Esta reforma debe ir acompañada por la identificación de los hospitales más importantes para la respuesta ante desastres naturales, añade Celso Bambarén, ex director de la Oficina General de Defensa Nacional del Ministerio de Salud y actual coordinador del proyecto de Emergencia de la OPS. *DETERMINAR PRIORIDADES* El Gobierno ha asignado 97 millones de soles para obras de mantenimiento y refacciones en los establecimientos de salud de Lima. Aunque los directores de los hospitales mostraron las obras en marcha en sus servicios críticos, como las áreas de emergencia y la unidad de cuidados intensivos, ninguno ha realizado una evaluación integral del grado de vulnerabilidad de sus edificaciones para dar prioridad a la inversión de sus recursos. El Instituto Nacional Especializado del Niño y el hospital Dos de Mayo se han comprometido a hacerlo para reestructurar sus servicios. *Compran tres hospitales de campaña* El Ministerio de Salud ha invertido US$ 10’820.419 en tres hospitales de campaña, unidades médicas itinerantes que atienden las primeras urgencias de salud en una zona de desastre, pero que de ninguna manera compensan a los hospitales frente a una emergencia. Estos tres hospitales cuentan con 50 camas y una sala quirúrgica, entre otros servicios. Además, unos 160 trabajadores, entre personal médico y administrativo, trabajarán en cada uno cuando sea necesario. Según el director de la Oficina de Defensa Nacional del Ministerio de Salud, Víctor Choquehuanca, estos hospitales tendrán como base Chiclayo,Ica y Arequipa, desde donde serán movilizados a la zona donde se haya producido un desastre natural. “Ahora están en un almacén de Lima por falta de logística en las regiones”, precisó. En Ica, el hospital de campaña se pondrá en uso en octubre próximo cuando el hospital regional de esa ciudad sea derrumbado para levantar el nuevo nosocomio. En el terremoto de Pisco, Cuba y EE.UU. prestaron sus hospitales de campaña al Perú. *EN PUNTOS* *¿Cómo se define un hospital seguro?* A. La OPS define como hospital seguro a aquel cuyos servicios permanecen accesibles y funcionando en su máxima capacidad instalada y en su misma infraestructura inmediatamente después de un desastre natural. B. La sala de emergencia, el centro quirúrgico, la unidad de cuidados intensivos, el servicio terapéutico y el área de comunicaciones son algunos de los servicios esenciales que deben continuar funcionando. C. En el Perú, 1.143 establecimientos de salud sufrieron daños parciales o totales entre 1982 y 2005 por desastres naturales. La mayoría fueron postas médicas. D. El 15% de los hospitales del Ministerio de Salud se ubica en zonas inundables, 8% en lechos de ríos, 3% en terrenos erosionables y 1% en zonas de cauce de huaicos. Además, se construyeron bajo normas menos exigentes que los actuales parámetros sísmicos. *LAS CIFRAS* 377 salas de operaciones tiene el Ministerio de Salud, de las cuales el 42% se encuentra en Lima. 256 están conservadas y 37 requieren rehabilitación. 57 hospitales del país carecen de grupo electrógeno, 32 presentan deterioro en sus redes eléctricas y 8 requieren cambiarlas. 1.025 ambulancias posee el Ministerio de Salud. El 45% está operativo, el 13% necesita reparación y el 42% ser reemplazado. *AL GRANO:* Desconcentrar la atención ÓSCAR UGARTE MINISTRO DE SALUD *¿Qué hay que reformar en el sistema de salud para responder mejor a los desastres?* Hay que garantizar que funcione el primer nivel de atención de la salud. Los puestos y centros de salud van a resolver gran parte de la demanda de atenciones sin tener que concentrar todo en los hospitales. *¿Qué servicios faltan fortalecer?* Los bancos de sangre fueron un tema crítico en el terremoto. Tenemos un plan para construir un banco de sangre nacional. *¿Están garantizados los recursos para este proyecto?* Se hará con recursos propios y también hay ofrecimiento de apoyo de la cooperación francesa.