El móvil del asesinato del fotógrafo Luis Choy aún no está determinado

No existen pruebas de que el reportero gráfico haya sido asesinado “por dinero no pagado”, como afirman dos de los acusados

El móvil del asesinato del fotógrafo Luis Choy aún no está determinado

ÓSCAR CASTILLA

El Departamento de Homicidios de la Dirincri aún debe capturar a Carlos Aldabe Ugarte ‘Fortachón’, quien pagó a los sicarios, y a Luis Bada Ccaccya, quien movilizó en su vehículo al asesino. El Juzgado Penal 59 de Lima está a cargo del proceso.

Un mes después del asesinato del fotógrafo de El Comercio Luis Choy Yin, el Departamento de Homicidios de la Dirincri (Depinhom) sigue detrás de la pista que les permita identificar al autor intelectual y al coordinador principal del crimen. Y también capturar al delincuente que entregó S/.20 mil por el asesinato ocurrido el 23 de febrero pasado, según se desprende del atestado policial del caso.

El Depinhom acusó a cuatro personas directamente involucradas en la muerte del fotógrafo. Ellos son: Lindomar Hernández Jiménez ‘Puerto Rico’ (23, el sicario dominicano que asesinó a Choy Yin), Édgar Lucano Rosas ‘Lucas’ (25, quien captó al homicida), Luis Bada Ccaccya ‘Luis’ (28, quien manejo el vehículo en el que se movilizó el asesino) y Carlos Aldabe Ugarte ‘Fortachón’ (44, quien pagó a Lucano y al extranjero).

De todos ellos, solo Lucano Rosas y el asesino ‘Puerto Rico’ están presos desde el 8 y 10 de marzo, respectivamente. Los otros dos, Bada Ccaccya y Aldabe Ugarte, se encuentran ocultos. Este último conocería la identidad del llamado ‘Chato’ o ‘Chuqui’, sindicado como el coordinador del crimen y quien dio el nombre de Choy Yin con la finalidad de asesinarlo.

En el atestado de 45 páginas, ‘Puerto Rico’ y ‘Lucas’ dijeron que un recluso apodado ‘Chato’ o ‘Chuqui’ es el principal organizador del homicidio, pero no recordaron si él estaba preso en Piedras Gordas, Castro Castro o Sarita Colonia. Este delincuente contactó al prófugo ‘Fortachón’, quien hizo lo mismo con Lucano Rosas y Hernández Jiménez, a quienes les pagó S/.20 mil por el crimen. Estos últimos también aceptaron haber recibido una llamada telefónica de ‘Chato’ a inicios de febrero último.

“‘Puerto Rico’ –dice el atestado– reconoció que ‘Chato’ lo llamó a su celular 940998677, pero no recordó si lo hizo desde Castro Castro o Piedras Gordas”. Fuentes policiales del Depinhom –a cargo del comandante Marco del Águila– revelaron que la información que apunta a ‘Chato’ es valiosa, pero es más importante capturar a ‘Fortachón’, ya que él conocería los motivos por los que mataron al fotógrafo.

MÓVIL DEL CRIMEN ES INCIERTO
Algo que llama la atención en las pesquisas del Depinhom es que como posible móvil del crimen, los agentes reprodujeron en el atestado lo dicho por ‘Puerto Rico’: “‘Fortachón’, quien me contrató, me dijo que [la víctima] estaba metida en narcotráfico sin dar detalles”. En el documento policial la versión se convierte en conclusión con el siguiente agregado: “Lucano y Hernández dijeron que se trató de un ajuste de cuentas por dinero no pagado [de parte de Choy] y por supuestas actividades relacionadas con el tráfico de drogas, que se podrán dilucidar cuando se capture a Aldabe Ugarte ‘Fortachón’”.

En las páginas del atestado, sin embargo, no existe ningún argumento que sustente la versión de los confesos asesinos de Choy Yin o pruebas que certifiquen que el fotógrafo fue victimado por “dinero no pagado”. El Depinhom tampoco menciona que los sicarios casi nunca conocen el motivo real de los crímenes que perpetran, como es usual en los casos de muerte por encargo. Ejemplo de ello es que ‘Puerto Rico’ y ‘Lucas’ no conocían los nombres de ‘Chato’ ni de ‘Fortachón’ (identificado por la policía).

Pero no solo eso sorprende del atestado del Depinhom. En la investigación se tomaron las manifestaciones de hasta cinco mujeres supuestamente relacionadas con Choy Yin en el aspecto sentimental; así como del cuñado de una antigua enamorada del fotógrafo (para preguntarle por los negocios que sostenían), de la madre de su última pareja (porque se oponía a la relación), y de la hija de 9 años del fotógrafo (para interrogarla por las relaciones de su padre o por detalles relacionados con el día del crimen).

OTRA HIPÓTESIS SIN CONFIRMAR
Es decir, desde el principio las indagaciones del Depinhom se orientaron a probar que el crimen fue por venganza pasional. Para probar ello –como consta en el atestado– los efectivos analizaron el teléfono Blackberry de Choy Yin y revisaron su página de Facebook y sus mensajes de texto sin descubrir evidencias contundentes, como amenazas de muerte, que dieran sustento a sus pistas. Pese a sus esfuerzos en ese sentido, la policía acabó citando la versión de ‘Puerto Rico’ en sus conclusiones.

Fuentes del Depinhom precisaron que aún no se ha confirmado el real móvil del homicidio de Choy Yin y que los dichos de los sicarios no tienen credibilidad, ya que no están respaldados ni sustentados con otros datos. “Estas versiones sí figuran en el atestado, pero no son la verdad plena”, señalaron. Reafirmaron en que la captura de ‘Fortachón’ será clave para la investigación. Por ahora la única pista concreta sobre el paradero de Aldabe Ugarte la brindó ‘Puerto Rico’.

“Después del crimen, ‘Fortachón’ me dijo que se iba al norte, a Trujillo”, afirmó el sicario durante su interrogatorio. Desde entonces no se sabe más del asunto, solo que el expediente judicial por el asesinato de Choy ha sido remitido al Juzgado Penal 59 de Lima, que su cámara y sus lentes han quedado olvidados en los almacenes de la Oficina de Bienes de Cuerpo del Delito y que la suerte de su caso está en manos de los agentes de Homicidios.