Nativo denuncia: "Militares me obligaron a buscar a rehenes de Sendero"

El machiguenga Elber Huamán fue retenido durante la Operación Libertad. No le permiten abandonar el hospital desde abril pasado

Nativo denuncia: "Militares me obligaron a buscar a rehenes de Sendero"

Para el nativo machiguenga Elber Huamán Corinti haber colaborado con policías y militares podría significar una sentencia de muerte. Él denunció que en abril del 2012, durante la Operación Libertad, fue obligado a acompañar a las tropas para buscar a los trabajadores de la empresa Camisea secuestrados por una columna de Sendero Luminoso en la provincia de La Convención, Cusco.

Según comentó al corresponsal de El Comercio, Ralph Zapata, incluso fue encañonado y, en medio de la zona de fuego, recibió impactos de bala. Aunque asegura que ya está recuperado de sus heridas, aún se encuentra en el Hospital de la Policía porque no lo dejan salir: “Dicen que debo esperar la orden del ministro del Interior [Wilfredo Pedraza]”.

EL INICIO DE SU DRAMA
Todo comenzó al mediodía del 11 de abril del 2012, cuando cosechaba café en su chacra de la comunidad nativa de Inkaree. Escuchó el sobrevuelo de dos helicópteros y fue con su novia Nancy a averiguar qué sucedía.

Se trataba de policías y militares. “Estamos buscando a los trabajadores de Camisea secuestrados por Sendero Luminoso”, les dijo un oficial EP de apellido Castillo. “¿Tú sabes dónde se esconden?”, le preguntó a Elber. Tras comentar que su madre había visto gente armada, el nativo recibió la orden del oficial Castillo de acompañar a las tropas. Aunque se opuso inicialmente, luego aceptó ayudar a las fuerzas combinadas “pero solo hasta cierto tramo”.

“ME ENCAÑONARON”
Cuando encontraron un campamento terrorista, Elber dijo “yo llego hasta acá”, pero el oficial replicó que era su obligación seguir todo el trayecto. Al amanecer del día siguiente, lo obligaron a continuar el camino apuntándole en la cabeza con un fusil AKM. “Me encañonaron para obligarme a buscar a los rehenes”, indicó.

Tres horas más tarde, subía al helicóptero conducido por la entonces capitán Nancy Flores Páucar –quien falleció- cuando fue alcanzado por varias balas que le fracturaron la rodilla izquierda.

Elber Huamán Corinti permanece en el Hospital de la Policía de Jesús María, hace cuatro meses que no sabe de su familia, ni de su novia Nancy (homónima), y mucho menos ha recibido ningún sol a cambio de su ayuda. “He perdido mis tres hectáreas de café, mi tranquilidad. Acá ni siquiera me dejan salir. Quiero un puesto de trabajo y que me paguen como colaborador”, manifestó.

PIDE AYUDA
Huamán Corinti espera recibir donaciones en la cuenta de ahorro en soles que tiene en el Banco de la Nación: número 04024931094. El Comercio intentó en reiteradas oportunidades que la Policía Nacional se pronuncie sobre este caso. Sin embargo, no respondieron las solicitudes telefónicas ni escritas.

Lee la historia completa en la edición de hoy de El Comercio