Naufragio en el Amazonas: la zozobra crece por cuerpos aún no hallados

Se recuperaron cuatro cadáveres, pero aún faltan otros veinte. La Marina puso a flote más del 60% de la nave naufragada para seguir búsqueda

Por: Lino Chipana / Vanessa Romo

Es mediodía en el caserío Santa Rosa, a 14 millas de Iquitos. Desde hace tres días, el escenario en esta zona es trágico: decenas de personas a un lado de la ribera del Amazonas persiguen con una angustiosa mirada cada paso que da el personal de la Marina de Guerra del Perú. Esta entidad está encargada desde el miércoles a rescatar los cuerpos que naufragaron en el río Amazonas en la madrugada de ese día luego de que la motonave Camila se hundiera con aproximadamente 270 pasajeros a bordo.

Entre esas decenas de miradas, hay una que parece no soportar más dolor. Ernesto Osco ha vivido en dos días la mayor desgracia de un padre al perder a sus cuatro hijos.

En el primer día de rescate, tuvo que reconocer los cadáveres de Leydi, de 6 años, y de Leonel, de 1 año. Ayer, en ese mediodía feroz y tras varias horas de trabajo, los buzos de la Marina encontraron al tercero, a Efraín Osco Curiñaupa, de 11. Ernesto se quebró al ver que el rostro y los brazos de su primogénito habían sido devorados por las pirañas, pero lo reconoció al instante. Sin embargo, aún debe permanecer en pie hasta encontrar al cuarto, a Jack, de 3 años. Esa es, por ahora, su razón de vivir.

El cuerpo del pequeño Efraín fue el segundo en encontrarse en las labores de rescate de ayer. Además fue hallado Israel Montoya Vásquez, de 32 años; y dos bebes de 1 año que aún no han sido identificados. Con estos son 21 los muertos que dejó este accidente. Sin embargo, la tragedia puede ser aun mayor, ya que la Marina ha calculado que aún faltan rescatar otros 20 cuerpos, los que habrían quedado atrapados entre los fierros de la nave y el lodo.

CONFUSA ALERTA
Al caer la tarde, la Marina dispuso que se detuvieran las labores de buceo y se intentara remolcar la embarcación. Esta decisión creó un clima confuso entre los familiares de los desaparecidos, quienes empezaron a protestar al creer que había un cese definitivo de la búsqueda.

Sin embargo, el jefe del Distrito de Capitanía 5, contralmirante Rodolfo Reátegui, confirmó a El Comercio que las acciones de la Marina no se interrumpieron en ningún momento.

“Hubo un malentendido en la información. Ahora estamos intentando con una grúa poner a flote el buque, el que había quedado tendido sobre su lado izquierdo, para poder revisar si hay cuerpos atrapados en esa zona de la embarcación”, indicó.

Al cierre de esta edición, el subcapitán del puerto de Iquitos, comandante César Linares, dijo a este Diario que se había logrado poner en tierra firme de 65% a 70% de la nave. “Esto nos permitirá revisar 15% de la embarcación a la que no pudimos llegar por la posición del barco”, señaló. Linares indicó que la zona es de difícil acceso por la fuerza del río y el inestable terreno, lo que obstaculiza el rescate.

“También tenemos cuatro lanchas guardacostas que patrullan la zona en busca de cuerpos a lo largo del río. Presumimos que varios cuerpos han podido ser arrastrados por la corriente”, dijo.

Mientras tanto, en Iquitos se discutió la prevención de accidentes como estos. “Acordaremos acciones inmediatas y correctivas para mejorar la seguridad en el transporte de los ríos de nuestra Amazonía”, dijo el jefe de Defensa Civil en Loreto, Robert Falcón. Pero esa inmediatez ya no servirá para las decenas de personas que siguen esperando en la ribera del Amazonas que sus familiares aparezcan.


Tags relacionados

Loreto

Naufragio

Río Amazonas