Un niño autista escapó de colegio y murió ahogado en el río Rímac

Los padres acusan de negligencia a las autoridades del plantel ubicado en el distrito de San Martín de Porres

Los dolidos padres de Jairo Zorrila, un niño autista de solo cuatro años de edad, acusan de negligencia a las autoridades del colegio “Ángeles de Belén”, tras la muerte de su hijo, quien falleció ahogado en el río Rimac.

Según la familia de la víctima, los padres dejaron al menor a las 8 de la mañana en el colegio ubicado en el distrito limeño de San Martín de Porres. Horas más tarde les informaron que había sido encontrado muerto. Vestía el buzo y las zapatillas con las que salió esa mañana de su casa.

Consultado por lo ocurrido por el noticiero “América Noticias”, la directora del plantel, Rebeca Gamonal, dijo que la profesora intentó hacer ingresar al niño pero este “se le escapó y se fue”. Nadie fue a buscarlo y el niño se dirigió al acantilado del río ubicado a escasas cuadras del local.

La desesperación de la familia se transformó en ira y los padres, Giancarlo Zorrila y Juana Ortiz, la emprendieron contra las puertas del plantel cuyos vidrios quedaron destrozados.