Operadores de minería ilegal llevaban US$4 millones escondidos en maletas

Las diez personas que llevaban el dinero con destino a Puno y Cusco están libres y son investigadas por el delito de lavado de activos

ÓSCAR CASTILLA
Unidad de Investigación

¿Quiénes son los operadores que financian a la minería ilegal en la selva de Madre de Dios y en las alturas de Puno, los mayores centros de extracción clandestina de oro en el Perú? El Comercio formuló estas preguntas el 2012, tras investigar la cadena de actividades auríferas ilícitas en el Perú, pero recién ahora puede ensayar algunas respuestas a raíz de las historias que aquí publicamos sobre el trasiego de millonarias sumas de dinero en el aeropuerto internacional Jorge Chávez.

Todo empezó a fines de marzo cuando trascendió que agentes de la Policía Antidrogas y de seguridad del aeropuerto, acostumbrados al hallazgo de droga en burriers, se quedaron sorprendidos frente a un hecho que quebró la rutina del principal terminal aéreo. La versión inicial hablaba del decomiso de millones de dólares en varias maletas, pero la historia parecía increíble ya que no había evidencia de la intervención.

El Comercio revela hoy, cinco meses después de aquella primera versión, lo ocurrido entre el 20 de marzo y el 4 de abril último en el terminal de vuelos nacionales. En esos 15 días, los agentes de seguridad del Jorge Chávez intervinieron a 10 pasajeros (6 hombres y 4 mujeres) mientras se disponían a viajar rumbo a Puno y Cusco llevando fajos de dinero –escondidos en sus maletas– por un monto superior a los US$4 millones (US$3 millones y S/.3 millones).
Los intervenidos son Omar Díaz Yanapa, William Florez Vilca y Clodoaldo Velásquez Mestas, quienes cayeron con US$ 1 millón. Además Pedro Huamán Quispe y Teresa Palacios Quisperoca con S/3 millones (equivalente a US$ 1.1 millones), así como Luis Alberto Aguilar, su hermano Julio y Ruby Álvarez Arteaga y Madeleine Guzmán Arteaga, intervenidos con US$ 784. Mientras que Sonia Salcedo Gutiérrez fue retenida con US$ 300 mil en el aeropuerto Jorge Chávez. Estas personas están fueron retenidas temporalmente y luego fueron liberados, aunque investigadas por el delito de lavado de activos.

Las 10 personas intervenidas en el principal terminal aéreo del país tiene empresas e inversiones en el rubro de la minería en las zonas de extracción clandestina de oro en Mazuko y Huepetuhe (Madre de Dios) y en Juliaca, cerca del centro minero de La Rinconada. Una de las personas retenidas en el Jorge Chávez, Sonia Salcedo Gutiérrez, tiene vínculos con el patriarca de la minería ilegal en Puerto Maldonado, Cecilio Baca Fernández, también conocido por ser esposo de Gregoria Casas Huamanhuillca ‘Goya’. El emporio minero del llamado clan Baca Casas fue revelado por este Diario el año pasado.

Lee más sobre la investigación y conoce la respuesta de los involucrados en la edición impresa de El Comercio.