Pablo Secada no cree que denuncias de su pareja lo afecten

Precandidato del PPC a la alcaldía de Lima se refirió a una “guerra sucia”, según dio a entender, de Castañeda y Kouri

"Yo creo que las guerras sucias son así", dijo Pablo Secada sobre la difusión de las denuncias por maltrato que su actual pareja hizo en su contra. (Canal N)

Pablo Secada dijo no creer que las denuncias por maltrato hechas en su contra por su actual pareja afecten su precandidatura a la alcaldía de Lima por el Partido Popular Cristiano (PPC).

“Es posible, yo no creo. Yo creo que las guerras sucias son así. Y lo que enfrenta una propuesta de renovación radical de las políticas públicas en Lima y una propuesta de renovación radical de la política es eso”, manifestó en “No culpes a la noche”.

Como se informó, Claudia Rosa Cueva Navarrete, madre de su hijo, denunció tres veces al regidor de la Municipalidad de Lima entre junio del 2012 y enero de este año. Lo acusó de violencia familiar con daño físico y maltrato psicológico.

A consideración del economista, hay una “trilogía del mal” y una “coalición” que lo quiere afectar. Según explicó, aquella incluye a “parte del Partido Aprista […] y además el señor Castañeda y su equipo”. También asintió cuando fue consultado por si igualmente se refería al ex alcalde del Callao, Álex Kouri. Sobre este solo dijo que es “innombrable porque me ganó un juicio por difamación”.

Secada reiteró que nunca ha agredido físicamente a la madre de su hijo y comentó el malestar expresado por varios usuarios de las redes sociales sobre el tema: “Yo entiendo que es un tema que es así, porque especialmente en los segmentos de ingresos bajos la violencia familiar es generalizada. Eso es algo que entiendo perfectamente”.

“MOMENTO DE ARREBATO”
Cueva Navarrete ratificó que Pablo Secada no la ha agredido y rechazó el contenido de las denuncias policiales que ella misma interpuso en comisarías.

“Yo la verdad no sé de dónde salió esa versión, en verdad sé que está escrito, pero en ningún momento la relaté ni mucho menos lo dije”, dijo al acotar que no supo lo que se escribió en el parte policial de la denuncia del 17 de junio del 2012 en la comisaría de Chacarilla, que da cuenta que sufrió un empujón.

Finalmente, atribuyó todo a “un momento de arrebato”, “un momento de impulso”. “Y así ha sido dos veces más”, dijo acotando que está siguiendo tratamiento psicológico para manejar su carácter.