Poder Judicial ordenó detención de Roberto Martínez

Según denuncia fiscal, ex jugador de fútbol fue ‘instigador’ en agravio del presidente regional del Callao Félix Moreno

El Noveno Juzgado Penal del Callao ordenó hoy la detención del ex futbolista Roberto Martínez Vera Tudela por el supuesto delito de violación del secreto de las comunicaciones, en la modalidad de interceptación o escucha telefónica, en agravio de funcionarios ediles y regionales del Callao.

El citado juzgado, que preside el magistrado Carlos Nieves Cervantes, sostiene que Martínez se encuentra en calidad de inculpado y que su detención busca prevenir cualquier inconveniente que empañe el proceso judicial.

La orden de detención, que incluye a Ernesto Torres (a) ‘Tito’, refiere que el ex capitán de Universitario de Deportes es procesado en este caso como instigador en agravio del titular del Gobierno Regional del Callao, Félix Moreno, y de tres funcionarios de la municipalidad de Ventanilla.

De concretarse la detención, Martínez podría ser confinado en el penal de Sarita Colonia del Callao o en el de reos primarios de San Jorge, en Lima, en caso el Instituto Nacional Penitenciario (INPE) así lo amerite.

LA ACUSACIÓN FISCAL
El pasado 4 de abril, la Cuarta Fiscalía Provincial Penal del Callao formalizó denuncia penal contra Martínez luego de un año de investigaciones en una serie de diligencias, como la verificación y constatación de audios e inspecciones a diferentes locales ediles sindicados como lugares de interceptación.

Asimismo, se realizó la toma de manifestaciones y exámenes a cargo de peritos de la División de Alta Tecnología de la Policía Nacional del Perú y de la Gerencia de Criminalística del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses del Ministerio Público.

La denuncia fiscal señala que el hecho punible denunciado a Roberto Martínez Vera Tudela y a Ernesto Torres Córdova, se cometió cuando ambos tenían la condición de funcionarios públicos, por lo que la comisión del delito se encuentra tipificado en el Código Penal.

El caso salió a la luz en marzo del 2012, tras la denuncia formulada por Wilbur Brisbane Castillo Sánchez, quien hizo público hechos de violación del secreto de las comunicaciones perpetrado desde la central telefónica de la Municipalidad de Ventanilla.