Policías con mayor experiencia patrullarán las calles

Los jóvenes entre 18 y 21 años que ejerzan el servicio policial voluntario no usarán armas y se encargarán de las labores auxiliares en las comisarías, control del tránsito, orientación a los turistas

Policías con mayor experiencia patrullarán las calles

La aplicación del Servicio Policial Voluntario permitirá que policías con mayor experiencia dejen de realizar labores administrativas en las comisarías y salgan a reforzar el patrullaje en las calles, afirmó hoy el ministro del Interior, Óscar Valdés.

La iniciativa, que fue aprobada en la víspera por el Consejo de Ministros y enviada al Congreso para su discusión, permitirá que las labores administrativas sean asumidas por mil jóvenes de ambos sexos entre 18 y 21 años, sin antecedentes penales, que serán capacitados por la Policía de manera no acuartelada desde el 1 de enero de 2012.

Reiteró que los jóvenes que ejerzan el Servicio Policial Voluntario no harán uso de armas. Además de las labores auxiliares en comisarías, realizarán tareas relacionadas con el control del tránsito, observación para labores de salvataje, orientación al turista, entre otras.

El ministro Valdés explicó que la duración del servicio será de doce meses, tres de los cuales corresponderán a la etapa de preparación y los otros nueve al cumplimiento de la función asignada.

En retribución, los jóvenes recibirán una propina, así como alimentación y una bonificación en el puntaje del examen de ingreso a las escuelas de oficiales y suboficiales de las Fuerzas Armadas y Policiales.

Política antidroga

De otro lado, consultado sobre la política antidroga, el ministro Valdés reafirmó que el Gobierno se ha manifestado claramente en el sentido de continuar con la reducción de cultivos ilícitos.

“El presidente de la República ha sido muy claro, vamos a continuar y culminar la meta de reducir 10 mil hectáreas este año”, manifestó.

Recordó que el Ministerio del Interior es parte del Consejo Directivo de Devida (Comisión para el Desarrollo y Vida sin Drogas) y adelantó que cuando se realicen las reuniones de trabajo en este organismo, velará porque la política del Estado peruano se cumpla.

Seguridad Ciudadana

Valdés informó que la próxima reunión del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana contará con la participación de los gremios privados para analizar el aporte que puedan brindar al Fondo Especial de Seguridad Ciudadana.

“El Estado ha dado muestras que quiere solucionar el problema de seguridad ciudadana y esperamos la colaboración de todos porque hay muchas necesidades para la seguridad ciudadana, como adquisición de videocámaras, sistema de comunicación troncalizado, patrulleros, sistemas de prevención y otros”, indicó.

Sobre el plan piloto de patrullaje a pie que se implementó en el distrito de Comas, Valdés indicó que se continuará evaluando para ver cómo funciona. “Estamos invirtiendo 67 millones de soles en esta tarea. Vamos a tratar de extenderla cuanto más se pueda para que todos los distritos y todos los pueblos del Perú se sientan protegidos por el Estado”, expresó.

El ministro también confirmó que el comisario de Barranco, en Lima, fue removido del cargo a pedido de la alcaldesa distrital. “Estamos atendiendo los pedidos de los alcaldes que no están contentos con su comisario pero no los estamos enviando a otra comisaría sino a puestos administrativos mientras se efectúa una evaluación”, explicó.

Aumentarán Juzgados de Paz

Asimismo, Valdés Dancuart afirmó que su sector promoverá acciones de coordinación con el Poder Judicial con el fin de aumentar el número de juzgados de paz letrados en las comisarías del país porque desde el año 2004 sólo existen cinco de ellos en Lima y diez en provincias, lo cual anotó es insuficiente.

Precisamente hoy el ministro Valdés se trasladó a la Comisaría de La Pascana, en el distrito de Comas, donde se inauguró un Juzgado de Paz Letrado que permitirá resolver con prontitud las investigaciones en los procesos por faltas.

Esta instancia permitirá una comunicación inmediata al Juez de las intervenciones policiales por presunta comisión de delito (flagrancia), así como la actuación de pruebas con celeridad e inmediatez con el fin de servir a los ciudadanos.