Policías se ven obligados a usar sus celulares a falta de radios

No hay sistema interconectado en el 40,4% de puestos del interior. El 80% de los locales policiales no tiene suficientes patrulleros

Policías se ven obligados a usar sus celulares a falta de radios

Si un delincuente intenta asaltarlo mientras camina por una calle de alguna alejada provincia del país y un policía que patrulla la zona evita el atraco, considérese sumamente afortunado pues, según la Tercera Supervisión Nacional de Comisarías 2011 realizada por la Defensoría del Pueblo, la gran mayoría de comisarías del interior del país trabaja casi al límite de su capacidad.

Del estudio se desprende que un 40,4% de comisarías del interior del país carece de un equipo de radio asignado. Los policías se ven obligados a comunicarse con sus teléfonos celulares.

Para Fernando Castañeda, adjunto de la defensoría para asuntos constitucionales, la falta de un sistema de radio no es un problema menor. “Muchos dirán que al fin y al cabo los policías se logran comunicar a través de sus teléfonos. Pero una radio es un sistema interconectado. Si un policía que se encuentra patrullando lanza una alerta, esta llega a todos los que tienen un receptor y pueden acudir al lugar de la emergencia con la inmediatez que muchas veces es necesaria. Con el celular, la comunicación es solo con la persona que recibe la llamada”, explica el funcionario.

A raíz de la supervisión del año 2010, según la cual el 36,6% de las comisarías del país (incluida Lima Metropolitana) carecía de un sistema de radio, el Ministerio del Interior se comprometió a realizar la compra de estos aparatos. La licitación está publicada desde octubre de este año pero hasta ahora no se concreta la compra.

“Es evidente que existe una diferencia entre las comisarías de la capital con las del interior del país. Y hay que tener en cuenta que las comisarías de provincias tienen muchas veces áreas geográficas más amplias que cubrir, por lo que la necesidad de un correcto sistema de comunicación se hace más evidente”, agregó Castañeda.

FALTA PERSONAL
En el 40% de comisarías evaluadas es alta la falta de personal asignado para patrullar las calles a pie. Es decir que en esas dependencias se requiere más del doble de personal con el que cuentan actualmente para dicha función. Y el 16,9% de comisarías no asigna de manera exclusiva a nadie para vigilar las calles a pie. En el 70% de las comisarías existe algún nivel de carencia de policías que patrullen las calles y en el 80% existen deficiencias en el número de vehículos para recorrer su jurisdicción. El 4,4% de locales evaluados no cuenta con ningún patrullero para dicha labor.

“Hay que recordar que la comisaría es el lugar donde las personas acuden cuando tienen algún problema. Por ello es tan importante que puedan ofrecer un servicio de calidad al ciudadano, lo cual es imposible si tienen deficiencias básicas como una correcta comunicación”, sostiene Castañeda.

MÁS DATOS
El 36% de las comisarías de provincias carece de materiales para preservar la escena de un delito.

No hay alcoholímetros en el 44,9% de las comisarías del interior del país.

El 44,7% de las dependencias policiales no tiene implementos para recoger huellas dactilares.

Un 56,2% de delegaciones no tiene reactivos para detectar droga.