Primera ministra exhorta a Humala a tomar una posición respecto a Puno

Rosario Fernández también explicó los acuerdos a los que ha llegado con el presidente regional puneño para buscar una solución al paro antiminero

Primera ministra exhorta a Humala a tomar una posición respecto a Puno

La primera ministra Rosario Fernández pidió hoy al candidato por Gana perú, Ollanta Humala, definir su posición respecto a la situación de conflicto que se vive en Puno, tras las diversas manifestaciones por parte de ciudadanos que piden la cancelación de las concesiones mineras.

“El señor Humala señala que el Gobierno tiene que tomar una decisión (respecto al paro). Entonces yo pregunto ¿a qué decisión se refiere? ¿a cancelar las concesiones? Porque eso es lo que se pidió originalmente. Por eso, yo quisiera saber cuál es su posición al respecto y que también lo sepan los pobladores de Puno”, dijo a RPP.

Asimismo, indicó que el sábado, durante una larga jornada de diálogo con el presidente regional puneño, Mauricio Rodríguez, alcaldes distritales y cuatro congresistas, se llegó a un acuerdo para solucionar el paro antiminero.

En primer lugar, decidieron suspender los petitorios mineros durante 12 meses. También suspendieron el trámite de estudio de impacto ambiental de la mina Santa Ana por 12 meses y finalmente se estableció la instalación de una comisión multisectorial que incluya a representantes del fuero civil para ver este caso.

CUESTIONA DOBLE DISCURSO DE LOS MANIFESTANTES
Por otro lado, Fernández recordó que en julio del 2004 el congresista Johnny Lescano envió un oficio firmado por gran parte de la población al jefe del Inrena para pedir que se dejara sin efecto la condición de zona reservada de la localidad Aimara – Lupaca, con el fin de poder realizar actividades mineras para generar empleo en dicho lugar. Sin embargo, hoy pide todo lo contrario, es decir, que la zona vuelva a ser reservada.

De igual manera, indicó que el dirigente Walter Aduviri también se mostró a favor de la primera derogatoria, hecho que hoy condena, por lo que la primera ministra no ha dudado en calificarlo como un personaje “negativo” y de acusar a las personas que se aprovechan de determinadas coyunturas para llevar a la población a situaciones críticas.