Promueven iniciativa para prohibir el uso de animales en los circos

Una investigación de Animal Defenders International revela escenas dasgarradoras sobre el maltrato que recién leones, monos y otras animales en estos centro de entretenimiento

Por César Sarria

Enterados de los terribles maltratos a los que son sometidos los animales salvajes que forman parte de los espectáculos en los circos de Sudamérica, la organización Animal Defenders International (ADI), con sede en Londres y filiales en todo el mundo, realizó una investigación en procura de hacer públicas las condiciones en las que estos viven.

Así, reclutó a un grupo de personas para que se infiltren secretamente en los circos de la región y obtengan material gráfico de estos abusos. Tras seis años de trabajo encubierto, el resultado es dramático y las escenas desgarradoras. Sin embargo, ADI no se quedó en la anécdota y alienta una serie de iniciativas para prohibir los circos con animales.

En nuestro país, promovió un proyecto de ley cuyo dictamen está listo para ser discutido en el pleno del Congreso, el cual busca salvar de una muerte segura a más de 100 grandes felinos salvajes (entre tigres de Bengala, leones, pumas y leopardos) y 50 primates, muchos de ellos en peligro de extinción, que viven en el Perú en pésimas condiciones.

Juan Pablo Olmos, coordinador de ADI Sudamérica, habla de los alcances de este proyecto que permitiría a nuestro país convertirse en el segundo de la región que impida este tipo de abuso, después de Bolivia.

¿Por qué se deben prohibir los espectáculos circenses que incluyen animales salvajes?
Por el terrible maltrato al que son sometidos. Nosotros hemos sido testigos de las brutales técnicas de entrenamiento a las que son sometidos. Por ejemplo, a los leones y tigres les cortan las garras y les liman los dientes para evitar que agredan a sus domadores, lo cual les produce heridas graves. Lo que esta gente no tiene en cuenta es que esto influye también en sus procesos alimenticios. La mayoría de felinos que viven en circos sufre de desnutrición severa. Incluso los pobres animales deben soportar traslados de hasta 36 horas en jaulas muy pequeñas en terribles condiciones.

¿Qué pasaría con las personas que trabajan en circos?
No necesariamente se quedarían sin trabajo. Esta sería una manera de replantear los espectáculos circenses. Hemos comprobado que cuando se cierra un circo con animales se abre otro sin ellos. En otros países en los que ya no se usan animales, las rutinas circenses se han vuelto más sofisticadas y el público aprecia eso con una asistencia masiva.

¿Qué pasará con los animales que se recuperen?
El proyecto contempla que, luego de promulgada la ley, los circos tengan un año para adecuarse. Luego, el Instituto Nacional de Recursos Naturales (Inrena) tendrá la opción de recuperarlos. Los animales pueden ser derivados a zoológicos peruanos, pero también a santuarios –adonde no se permite el ingreso de público– que tiene la ADI en Sudáfrica y otras partes del mundo.