¿Por qué Wayne Rooney jugó tan mal en el Mundial?

La pésima campaña de uno de los llamados a ser estrella terminó, por segunda vez, con un campeonato decepcionante en una Copa del Mundo

“En los cuatro partidos fue sólo una sombra de sí mismo”, señaló The Guardian. “Una actuación triste como corolario de un torneo altamente decepcionante”, calificó The Times la presentación de los “Three Lions”.

Pareciera como si el verdadero Wayne Rooney nunca hubiese estado en el Mundial. Tras una temporada fantástica con 34 goles, Inglaterra proyectó en el artillero todas sus ansias de ganar un título. La decepción, por lo tanto, es mayor.

Después de la eliminación, Rooney pasó entre los representantes de los medios sin decir palabra y portando grandes auriculares para protegerse de las preguntas desagradables e incisivas.

UN PROBLEMA DE LA CABEZA
Antes del torneo, la prensa británica había comparado al delantero con Pelé y Maradona, pero poco después lo descalificó completamente.

Sus compañeros de equipo, que tampoco encontraron su mejor forma en las últimas semanas, apoyaron incondicionalmente a “Roo”. El técnico, Fabio Capello, en tanto, piensa que se trata de un “problema de cabeza”.

“No sólo Wayne Rooney, todos los jugadores llegaron muy cansados. No estuvieron mentalizados de la manera que hubiésemos deseado. “Ninguno de los jugadores estuvo en condiciones normales”, afirmó Capello, de 64 años, cuya prolongación de contrato se decidirá en las dos próximas semanas.

CONCENTRACIÓN ABURRIDA
Y la verdad es que el hijo de un boxeador de Croxteth, un sombrío barrio de Liverpool, sabía de las expectativas y esperanzas que recaían sobre él. La presión ya se notó en el último partido amistoso, cuando el delantero inglés se enojó mucho con el árbitro.

Al parecer, también influyó en su desánimo la vida que debía llevar en el cuartel general inglés, el Bafokeng Sports Campus, cerca de Rustenburgo. “Estar sentado sin hacer nada, estar en la cama a la dos de la tarde es aburrido”, se quejó el joven de 24 años.

Sin embargo, una de las causas principales del flojo rendimiento de Rooney es, al igual que en 2006, su estado físico. Hace cuatro años, en Alemania, cuando aún sufría las consecuencias de una fractura de pie, el artillero fue expulsado del partido ante Portugal que dejó a los ingleses fuera del Mundial en cuartos de final.

LESIONES
Ahora, llegaba a Sudáfrica con un esguince de tobillo sufrido en la Liga de Campeones contra el Bayern Múnich, además de dolores en cuello e ingle.

El fuerte ritmo de partidos en Inglaterra fue fatal para Rooney. “La cultura inglesa logró que su mejor jugador llegara vacío y desconcentrado al Mundial”, señaló “The Guardian”.

Rooney tiene en su haber ocho partidos en Mundiales, y aún no marcó. En Brasil 2014 tendrá otra oportunidad.