¿En el Real Club se discrimina a las nanas?

Sepa lo que ocurrió y lo que argumentan las partes en este caso de aparente discriminación

¿En el Real Club se discrimina a las nanas?

JUAN CARLOS CUADROS GUEDES

El Real Club de Lima se defendió de la acusación de discriminación en su contra. Esto, tras la propagación de un reportaje sobre un presunto maltrato contra una nana que se remangó la basta del pantalón para mojarse los pies en la piscina del club, donde se bañaba un niño al cual cuidaba.

El presidente de la institución, Luis Fernández Vorsas, justificó el proceder del club y se amparó en sus reglamentos –vigentes desde 1996– y en normas sanitarias fijadas por la Dirección General de Salud Ambiental (Digesa).

“Los socios e invitados de los socios solo pueden frecuentar el club y hacer uso de sus instalaciones si cumplen el registro y pago correspondientes. Las empleadas del hogar, en su condición, cumplen solo una función de servicio al socio o a sus invitados y deben limitarse a ella. No se les exige pago alguno al ingresar”, expresó.

“La situación hubiese sido distinta si la socia hacía entrar a la nana como invitada. Allí no hubiese tenido ningún problema porque adquiere derechos como tal, es decir, acceso a las piscinas, áreas de deporte [de acuerdo con los reglamentos de cada deporte], zonas de juegos infantiles, gimnasio, jardines y ambientes de juego bajo techo”, dijo, en tanto, el asesor legal del club, Mario Chávez Mejía.

Incluso en ese caso, por normas de Digesa, la nana tendría que haber vestido ropa de baño para usar la piscina, dio a entender Chávez.

LA HISTORIA
Vilma (no quiere dar su apellido por temor a represalias) es cusqueña. Tiene 19 años y trabaja en la agencia La Casa de Panchita. Ella fue contratada por una periodista del programa “Reporte semanal” (Frecuencia Latina), con el propósito de constatar que en ese club las nanas no eran permitidas de ingresar a las piscinas, entre otras denuncias recibidas.

Vilma había ingresado sin efectuar pago alguno. Acompañaba al hijo de la periodista. Por seguridad del pequeño, se sentó al borde de la piscina para cuidarlo, cuando un salvavidas se le acercó y le dijo que saliera, pues no le era permitido sentarse allí. En el video se ve a dos personas hablando con la invitada (la periodista), quienes le señalan que otros socios se habían quejado antes por casos similares. Se aprecia a uno decir que aquellos temían que “contamine el agua”. Representantes de La Casa de Panchita confirmaron esta versión.

La joven vestía un pantalón (que tenía remangado) y un polo de hilo. Se había quitado las sandalias y las tenía al lado de la piscina.

REGLAMENTOS
Según el abogado del club, los reglamentos norman la vida de los socios. “Su cumplimiento es obligatorio y aquellos socios que los desconocen y faltan a sus disposiciones pueden ser procesados por el tribunal de honor y la junta de disciplina”, precisó.

Los invitados ingresan al club pagando S/.20. Los niños pagan S/.10. El mismo invitado puede ingresar solo tres veces por mes. A la tercera debe pagar S/.50. Para ser socio del Real Club de Lima uno debe ser recomendado por un socio y pagar US$25.000 como derecho.

“Este club es un punto de encuentro familiar. Si alguno de nuestros socios o trabajadores maltratara a alguien dentro de las instalaciones, téngalo por seguro que sería sancionado”, dijo, a su vez, Fernández.

Este y otros casos de supuesta discriminación ya están en la mira de la Defensoría del Pueblo.

EN PUNTOS
Reglamentos eran estrictos
Hasta el 2004 las trabajadoras del hogar que ingresaban al club acompañando a una socia o socio eran obligadas a vestir un uniforme.

Esta obligación cambió al publicarse el Decreto Supremo 004-2009-TR, que establece como acto discriminatorio hacia las trabajadoras del hogar la obligación del uso del mandil en espacios públicos.

Hoy pueden ingresar al club vestidas como todos, pero deben identificarse como trabajadoras del hogar.

SEPA MÁS
Derechos
Para el Indecopi es válida la aplicación de estatutos y reglamentos, siempre y cuando no vulneren los derechos ciudadanos.

Control en piscinas
Existen normas sanitarias estrictas dispuestas por la Dirección General de Salud Ambiental (Digesa).