Regidores de Lima realizaron plantón contra reapertura de La Parada frente a Palacio de Justicia

Eduardo Zegarra, Marisa Glave y comerciantes del ex mercado mayorista esperan el fallo judicial que resolverá un hábeas corpus

Un plantón en contra de la reapertura del ex mercado mayorista La Parada (ubicado en La Victoria) se cumplió esta tarde en los exteriores del Palacio de Justicia, encabezado por el teniente alcalde de Lima, Eduardo Zegarra y la regidora Marisa Glave.

Zegarra mostró su preocupación por la posibilidad de que un hábeas corpus permita a un grupo de comerciantes de La Parada volver a operar en el clausurado centro de abastos.

El regidor consideró que si hay un fallo favorable a los comerciantes, esto significaría un gravísimo retroceso, por lo cual, exhortó a los jueces del Poder Judicial (PJ) a comportase a la altura de las necesidades y demandas de la población.

“Ha habido 7 pedidos de hábeas corpus y 6 de ellos han sido declarados improcedentes en el PJ, sin embargo, hay un juez que aparentemente estaría planteando que un hábeas corpus tiene un sustento. No es así porque en La Parada no se ha restringido ningún tipo de derecho individual (…) No compete el hábeas corpus”, sostuvo.

Según Zegarra, Ida Ávila, quien lidera a este grupo de comerciantes y presentó el recurso, “nunca ha tenido un contrato de concesión con la Municipalidad de Lima”. Asimismo, calificó de “retroceso” el retiro del resguardo policial y bloques que impiden que vehículos pesados transiten la zona.

PEDIDO AL JUEZ
Indicó que el juez Malzón Urbina debe tener cuidado con la determinación, debido a que “puede estar generando casos de violencia en La Parada y se estaría tirando todo por la borda”.

La regidora Marisa Glave también estuvo presente en la manifestación y agregó que “esta es una decisión vital para la ciudad, esperamos que se guarde el orden y que se mantenga el único mercado mayorista de Santa Anita”.

Un grupo de comerciantes del extinto centro comercial también acudió al frente del PJ para esperar el veredicto. Un contingente policial se encargó de separar a ambos grupos opuestos para evitar actos violentos. Hasta el cierre de esta nota, la justicia no había hecho pública una decisión final.