Restos de desaparecidos del Santa fueron entregados a sus familiares

Después de tres meses, la justicia entregó los restos de los nueve campesinos asesinados por el Grupo Colina en 1992

Restos de desaparecidos del Santa fueron entregados a sus familiares

“Hijo, mi búsqueda ha terminado. Hoy puedo tengo dónde llorarte y llevarte flores mientras las fuerzas me permitan”. Las palabras son de Jorge Noriega, un anciano de 80 años que se convirtió en símbolo en el distrito de Santa porque durante 19 años luchó contra todos para que nadie se olvide que en este poblado ancashino, el 2 de mayo de 1992, nueve campesinos fueron arrancados del seno de su hogar y luego cruelmente asesinados.

Este viernes estaba acompañado de su nieta en la Fiscalía de Virú, en La Libertad. Hace tres meses encontraron los restos de su hijo Jesús en los arenales del sector de la Huaca Corral, pero debido al procedimiento legal y otros trámites burocráticos que nunca entenderá, recién pudo llevarse el cuerpo para darle cristiana sepultura.

La Primera Sala Penal Liquidadora de Lima dispuso que los restos de los nueve campesinos asesinados por el Grupo Colina sean entregados a sus familiares. “Papá, te extraños mucho”, dijeron las hijas de Federico Coquis al ver las osamentas dentro del ataúd.

Hoy Carlos Tarazona More debió cumplir 50 años. Pero aquella madrugada de 1992 los miembros del grupo Colina lo sacaron de su hogar. Sus hijas, todavía niñas, nunca más lo vieron.

En el distrito de Santa se realizará un velatorio público en la parroquia principal y el domingo al mediodía se realizará la misa a cargo del obispo de Chimbote. Desde las 2 de la tarde serán los entierros en el cementerio de la ciudad.

DATO
La abogada de las familias, Gloria Cano, señaló que el 28 de noviembre será la diligencia en la Sala Supranacional de Lima porque los autores intelectuales del crimen han impugnado la sentencia de 25 años de cárcel por este homicidio.