Roberto Gómez: “No soy alcalde llorón, soy ejecutivo”

El burgomaestre de Surco hace un balance de sus primeros cinco meses de gestión. Indicó que sumó 500 serenos y que se han instalado nuevas cámaras de seguridad

Roberto Gómez: “No soy alcalde llorón, soy ejecutivo”

LUIS SILVA NOLE

Señor alcalde, ¿se puede hablar ya de una mejora en la seguridad de Surco?
Si sumamos los 300 policías que la municipalidad contrata, más los agentes de tránsito y los que dependen de las cinco comisarías de la jurisdicción, incluyendo la de Sagitario, recién inaugurada, en Surco hay unos mil policías. Pero ese número aún es insuficiente. Encontramos 350 serenos. Ahora hay 850. Además, se han rehabilitado unidades móviles. Tenemos 160, y en 60 de ellas, que están pintadas como patrulleros por estrategia disuasiva, patrullan serenos con un policía que cumple servicio regular.

Pero sigue el asedio de ‘marcas’ en el distrito…
Sin dejar de vigilar las vías troncales, creamos bolsones de seguridad en las zonas que queremos reforzar. Lo hemos hecho con las urbanizaciones Los Álamos, La Cruceta y Santa Constanza, poniendo cámaras en sus calles interiores; y en sus entradas, vigilancia policial y un centro de monitoreo para esas cámaras. La idea es evitar puntos ciegos. Eso no hay en otros distritos.

¿Y alcanzan las cámaras?
Cuando ingresamos había 90 cámaras, pero funcionaban solo 10. Ahora contamos con 110, todas operativas. Surco tiene 365 urbanizaciones y planeamos extender los bolsones de seguridad a todas, comenzando por las de mayor incidencia delictiva. Hay que decir que desde enero contamos con siete parejas de policías a caballo rondando zonas de difícil acceso. Asimismo, ya tenemos 90 jóvenes rescatados de pandillas trabajando en nuestro programa contra el pandillaje: mejoran el ornato de sus zonas. Nos acercamos a los líderes y ellos atraen al resto.

¿El deporte no ayudaría?
Surco aún es pobre en infraestructura deportiva. En mayo inauguramos el primer skate park en La Cruceta y el 28 de julio inauguraremos otro. Hicimos la primera cancha sintética gratuita en Parque Alto. Tenemos convenio con Alianza Lima para que sus divisiones menores usen el estadio municipal Julio Montjoy, y contamos con canchas municipales de tenis en un complejo recuperado, en la urbanización San Ignacio. El deporte será la marca de esta gestión.

CLUB EL BOSQUE Y TRÁNSITO
¿Se judicializó el caso del club El Bosque, que busca construir una sede en la urbanización El Golf Los Incas luego de que Lima variara la zonificación?
Aún no. Clausuramos el local porque no tiene licencia. Creo que la alcaldesa Villarán estuvo mal informada. Fue un lobby. El club El Bosque compró un terreno en zona residencial y quiere darle otro uso. Previendo eso, aprobamos la Ordenanza 383, de residencialidad, porque Surco ya no soporta más universidades, clubes y clínicas. Estamos a favor de garantizar la inversión que vecinos hicieron hace 20 o 30 años en procura de tranquilidad.

Pero el hospital municipal funciona desde inicios de este mes.
Pero en una zona popular [Surco Pueblo]. A diferencia de Lima y San Juan de Lurigancho, que se pelean por un hospital, nosotros silenciosamente ya instalamos uno para 33 especialidades y 800 consultas diarias, cada una a S/.8. Tiene, incluso, servicios de tomografía y emergencia.

¿Cuándo estará lista la pista que cedió en la calle Bellavista, en Las Casuarinas?
Este mes. Para evitar derrumbes como ese, se ha dispuesto que en Las Casuarinas, como siempre debió ser, solo se construirán casas para una o dos familias.

¿Cómo agilizar el pase de vehículos que vienen de La Molina?
Hay posiciones de Surco inamovibles. El alcalde Zurek, de La Molina, ya dijo que no buscará una salida por Los Álamos. Es urbanísticamente inviable. Por las dimensiones, tampoco veo probable un posible intercambio vial en la zona de El Polo, algo que no se había conversado. Sí se podría pensar en un desemboque por la Av. Primavera, pero habría que conversar con Lima porque tal como está esa vía ahora, sería caótico. Los carriles reversibles de la Av. Raúl Ferrero, en La Molina, han ayudado, pero es una solución momentánea. Nosotros clausuramos los giros a la izquierda en El Polo, y también ayudó. Pero el tema es complejo.

¿El Concejo de Lima debería convocar a la asamblea metropolitana de alcaldes?
Así es. Hay varios proyectos de Lima que pasan por Surco, como la ampliación de la Vía Expresa de Paseo de la República hacia la Panamericana Sur, pero la alcaldesa Villarán no me ha convocado para tratar el proyecto pese a que fue anunciado hace mes y medio.

¿No lo ha convocado nunca?
Fuera de protocolos, no. Imagino que fui convocado para la oposición al Decreto de Urgencia 012, que restringía el gasto público, pero no asistí pese a que heredé S/.25 millones en deudas. No soy un alcalde llorón, soy ejecutivo. El Gobierno tendrá sus razones para dar normas. Hay que trabajar. En vez de discutir si un alcalde debe elegir o no al comisario, firmé un convenio el 6 de enero con el Ministerio del Interior, y el apoyo policial en mi distrito es evidente.

Pide a Ollanta que borre IGV de obras
¿Cómo salió a flote tras heredar S/.25 mlls. en deudas?
Los vecinos confían si ven trabajo. Bajamos los arbitrios hasta en 4% y en el primer trimestre recaudamos S/.62,5 millones, más de lo esperado. Rompimos contratos investigados por la contraloría y asumimos la limpieza pública y el cuidado de parques.

¿Solo así?
En nuestra planta recicladora hacemos bolsas para basura que repartimos a los vecinos. Antes el concejo las compraba por S/.4 millones. Pondremos más ‘islas’ ecológicas como la de Los Álamos, con contenedores subterráneos para desperdicios orgánicos e inorgánicos. Y hemos renegociado un contrato de S/.15 millones por semáforos mal colocados en la Av. Caminos del Inca. Los estamos reubicando.

¿Qué le pediría a Ollanta Humala?
Que elimine el IGV de las obras públicas de municipios que los contratistas siempre cargan a los concejos.


Tags relacionados

Surco

Roberto Gómez Baca