Rooney, Cristiano y Ribery son los fiascos del Mundial

Todos eran candidatos al Balón de oro en la previa al torneo, pero durante el mismo su juego fue nulo y su presencia futbolística pasó desapercibida. ¿Tendrán revancha en Brasil 2014?

Rooney, Cristiano y Ribery son los fiascos del Mundial

Cristiano Ronaldo. Portugal
El niño mimado de Madeira llegó a Sudáfrica rodeado de reflectores mientras se debatía entre el ‘crack’ y el divo que habitan en él. Su bipolar conducta hasta se sentía en sus declaraciones. Un día decía que no jugaba solo y al siguiente, que desde chico se sentía diferente a los demás. Mientras Queiroz, un DT de perfil bajo, lo alejaba de los medios, él salía semidesnudo en una campaña de Armani y abandonaba un ratito la concentración para develar su estatua en el museo de cera de Madame Tussauds, inauguró su página en Facebook y se tomó una foto con Nelson Mandela. En el Mundial solo nos dejó un gol de malabarista ante la débil Corea del Norte y un escupitajo con insulto incluido. Nada más.

Wayne Rooney. Inglaterra
El ‘chico malo’ no solo fue malo, fue pésimo. Si antes del Mundial se acusaba a Inglaterra de una ‘rooneydependencia’, luego de Sudáfrica parece que quedó curada. Wayne jugó tan mal que su equipo sufrió el síndrome de abstinencia con una eliminación desastrosa. La primera alerta fueron los insultos que profirió contra un árbitro. Rooney dejó establecido que estaba más preocupado en ser el rebelde Wayne que un jugador de fútbol. Con 34 goles en 44 partidos disputados en Inglaterra, tenía todo para cumplir el destino bonito que le había planteado el comercial de Nike, pero un esguince de tobillo sufrido en la Liga de Campeones contra el Bayern Múnich y sus dolores en el cuello e ingle lo podrían convertir en el tipo barbudo que vive en una casa rodante y corta el césped de una canchita de barrio. ¿Goles? Ninguno. Solo reclamos contra los hinchas.

Franck Ribery. Francia
La debacle francesa se inició mucho antes de la Copa del Mundo y tuvo como actor principal a un jugador que se vio envuelto en un lío con una prostituta menor de edad. La tragedia gala continuó con Domenech sentando al tipo que le dio la clasificación al Mundial con una mano, Henry, y botando a Anelka por insultarlo. En la incapacidad de Domenech para dominar a un grupo sublevado no tuvo mucho que ver ‘Scarface’. Él no azuzó a nadie ni se levantó en armas durante la revolución francesa. O sea, ni siquiera eso hizo para que su nombre salga en los diarios.

Fabio Cannavaro. Italia
Llegó al Mundial convertido casi en un ex jugador. Con 36 años y una Copa del Mundo a cuestas, acababa de firmar un jugoso contrato por el Al-Ahli de Emiratos Árabes Unidos. Esto es, en rigor, lo que hacen los futbolistas en Europa para hacer caja antes del retiro. Contra todo, Lippi lo convocó sabiendo que él y Chielini eran una pareja más que insegura en la ‘Juve’. Igual, el ex caudillo de la selección italiana enarboló una triste lista de errores defensivos en su participación mundialista: contra Paraguay (1-1), Alcaraz se le escapó. Contra Nueva Zelanda (1-1) no llega a despejar el balón que finalmente le cayó a Smeltz y ante Eslovaquia (3-2) no llega en el último gol del partido, que eliminó a los tanos y los dejó como lo peor del Mundial.