Mercado de Santa Anita abre sus puertas en medio de desorden y desinformación

Personas interesadas en acreditarse como minoristas y mayoristas hacen largas colas. “Entren a la página web”, les responden

Desorden, desorganización y desinformación reina a esta hora de la mañana entre las personas que se encuentran en los exteriores del nuevo mercado mayorista de Santa Anita. La mayoría de ellos son comerciantes minoristas que buscan acreditarse para abastecerse de los productos de este centro de abastos cuando empiece a funcionar.

Ellos buscan información respecto a los rubros de comercio, los montos a pagar e incluso hay quienes señalaron haber recibido la información de que también habrá espacio para comerciantes minoristas y vendedores de comida, por lo que buscan alquilar locales.

“Aquí estamos perdiendo el tiempo por gusto, nosotros vivimos de nuestro trabajo. La alcaldesa vive de la plata de nosotros. Ella tranquila, sentada, pero nosotros qué. Perdiendo el tiempo, dejando de trabajar”, dijo un comerciante que vino desde Ate a las cámaras de Canal N.

“ENTREN A LA PÁGINA WEB”
En un momento, un hombre que sería funcionario de la Empresa Municipal de Mercados (Emmsa), aunque no se identificó, y se encontraba dentro del mercado, se acercó hasta las rejas de la puerta de ingreso para señalar que solo ingresarán los que están preinscritos. Justamente, luego se vio que se abrieron las puertas para dejar ingresar solo a algunas personas.

“Cualquier información está en la base de datos en la página web. Se les está indicando a las personas que están preseleccionadas. Las personas que no están preseleccionadas, entren a la página web”, explicó indicando que muchos estaban haciendo cola en vano.

Esa respuesta generó indignación en varias personas que se encontraban en la cola. “Yo quiero inscribirme para ser minorista, no dan respuesta, no saben explicar”, “Cómo es posible, hay gente que no sabe ni leer. Está mal”, “Cuánta desinformación, ¿así se va a manejar el mercado mayorista?” fueron algunos de los comentarios de personas que además pedían la presencia de orientadores en las puertas y accesos a bases de datos.

Luego se vio a otra persona dentro del mercado intentando reorganizar a las personas hablando a viva voz, sin por ejemplo un megáfono.