El SAT no tiene competencia para verificar firmas en fotopapeletas

Las rúbricas y hasta garabatos que hacen algunos policías en las multas son validadas por la misma Policía, cuestionada por esa situación

Esta mañana, el coronel Aldo Villa Fajardo, director de la División de Tránsito de la Policía Nacional del Perú, dio una explicación para los casos de fotopapeletas que presentan firmas de efectivos que no coinciden con las respectivas fichas personas del Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec).

Según dijo, se debe a que algunos agentes no estampaban adecuadamente su firma, sino hacían una rúbrica, que incluso llegan a ser hasta garabatos. Sin embargo, resaltó que esa situación cotidiana –aunque irregular- era validada por el Servicio de Administración Tributaria de Lima (SAT).

Vale preguntarse entonces por qué este ente de la Municipalidad de Lima validaba esas deficiencias y, en todo caso, en qué consiste el proceso de validación. Pero aquí está la respuesta: el SAT no tiene competencia para intervenir en el proceso de verificación de firmas, pues este depende de la Policía Nacional, justamente la institución a cuyos efectivos se cuestiona.

“El SAT no tiene competencias para intervenir en el proceso de verificación de firmas. Este proceso compete única y exclusivamente a la Policía Nacional del Perú. Yo creo que todo está aclarado. Si existiese algún dolo, le corresponde actuar de oficio al Ministerio Público”, recalcó justamente la alcaldesa Susana Villarán.

El 27% DE LA MULTA VA PARA LA POLICÍA
La PNP entrega al SAT las fotopapeletas firmadas por el efectivo policial que detectó la infracción, para su notificación y cobranza respectiva. Luego se devuelve el 27% del monto a la Policía de Tránsito, según el convenio entre las instituciones, añadió la alcaldesa en declaraciones a la prensa.

Para evitar que se siga cometiendo esa irregularidad que merma aún más la imagen que tienen los ciudadanos de los policías de tránsito, el director de esta división anunció que a partir de la fecha se acabaron las rúbricas y garabatos. Los oficiales tendrán que graficar su firma tal como aparece en sus respectivos DNI.