Se vienen más cambios en administración de Susana Villarán

Los reajustes en gerencias y empreseas municipales de la comuna limeña continúan y Ricardo Giesecke iría al mando de Emmsa

Se vienen más cambios en administración de Susana Villarán

EL COMERCIO

El martes la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, presentó el balance de su primer año de gestión y respaldó a su actual equipo de técnicos y asesores. Al día siguiente, en una entrevista que dio a “Somos” y que sale publicada hoy, dio un mensaje más flexible y confirmó que cambiará o rotará a algunos de estos como parte de la oxigenación que necesita la alcaldía que dirige.

Fuentes al interior del concejo confirmaron que no solo ciertas gerencias se verán afectadas con estos cambios, sino también las empresas municipales. Una de ellas es la Empresa Municipal de Mercados S.A (Emmsa), que tiene a su cargo la puesta en marcha del mercado Santa Anita y hasta ahora está liderada por James Mendoza.

Quien ocuparía dicha plaza sería nada menos que Ricardo Giesecke, ex ministro de Ambiente del gobierno de Ollanta Humala.

Los nuevos nombres se conocerán la próxima semana y serán oficializados mediante resolución de alcaldía.

Para el regidor Alberto Valenzuela, vocero del PPC, partido de oposición en el concejo metropolitano, la decisión de Villarán de renovar sus cuadros técnicos se debe a que ha escuchado las recomendaciones que le dio su bancada y algunos medios de comunicación respecto de las decisiones de inversión que requiere Lima.

“El equipo actual había soportado muchos errores y contradicciones, como en la obra de La Herradura. El peso recayó en el gerente municipal Miguel Prialé, él ha pagado el precio del desgaste de esta gestión”, consideró.

“Los nuevos funcionarios –agregó Valenzuela– deberán ser puestos a nuestro conocimiento en sesión de concejo y el mismo reemplazante de Prialé, José Miguel Castro Gutiérrez, ex gerente de Finanzas, deberá dar a conocer al concejo su plan de trabajo”.

“NO HAY PURGA”
En tanto, en diálogo con RPP, Prialé aclaró que no se trata de una purga, sino de un “reajuste de los equipos”. “Hay muchas cosas que debimos haber explicado bien: por qué no las hicimos o por qué nos retrasamos. Hablo de gestión de proyectos, hubo muchas críticas con el túnel Santa Rosa, el mercado de Santa Anita y no es que no hayamos querido hacerlo sino que hubo retrasos técnicos. Eso se tiene que corregir”, sostuvo, tras confirmar que su salida implica un cambio de dirección en la forma de gerenciar la ciudad.