Senderistas secuestradores del VRAE siguen el estilo de las FARC

Especialista Jaime Antezana apuntó que Sendero Luminoso de los años 80 y 90 ya habrían matado trabajadores y petardeado hidroeléctricas

Senderistas secuestradores del VRAE siguen el estilo de las FARC

JAIME ANTEZANA

Hay que precisar que esta organización narcosenderista no es como el Sendero Luminoso de los años 80 y 90, que ya hubiera matado a los trabajadores y petardeado las hidroeléctricas. No mata funcionarios ni autoridades civiles; se ha dedicado a asesinar policías y militares. Y reproduce el estilo de las FARC: busca negociar con sus secuestros. Desde hace años se ha ‘farcarizado’ y nunca ha atacado a las empresas que trabajan en el VRAE.

En marzo del 2010, una columna tomó la central hidroeléctrica de Edegel, en Chimay; conversaron con el personal y dijeron que no iban a chocar con ellos. Lo que querían era que la empresa les diera provisiones y que no ponga vigilancia militar ni policial. En Puka Toro, en una exploración de Doe Run, también pasó lo mismo: conversaron con los técnicos, que no los iban a matar porque “la mina le hacía bien al pueblo”. Este secuestro de trabajadores de Camisea es el segundo en los últimos nueve años. El primero fue el 9 de junio del 2003 a un campamento de Techint, en el VRAE, donde secuestraron a 71 trabajadores y los liberaron después. Se especula que por dinero, dinamita, celulares satelitales, computadoras y medicinas. El Gobierno lo negó, pero las columnas armadas siempre dicen a los pobladores que la empresa les dio la mitad de lo que pidieron.

En agosto del 2009, atacaron Yaupi, una hidroeléctrica de un consorcio noruego, en Junín. Los técnicos no manejaban dinero, pero pidieron medicinas, polos, zapatillas. Lo mismo ocurre ahora; por eso, ya han liberado a 23 personas. Con seguridad, negocian dinero y medicinas. No creo que haya un desenlace sangriento.

Las columnas senderistas empezaron a controlar las zonas cusqueñas de Villa Virgen, Chancavine, Incahuasi, desde el 2008. Y hacia el 2009 se extendieron hacia Vilcabamba, en el valle de San Miguel. Desde ahí pudieron perpetrar el 20 de diciembre del 2009 un ataque a policías, muy cerca de Kepashiato.

Controlan también zonas del río Urubamba y la parte alta de Kimbiri, Cielo Punku y Kepashiato. ‘Gabriel’ es quien controla la parte sur del VRAE y Vilcabamba, él es el menor de los tres hermanos Quispe Palomino. Y así puede ocuparse de la ruta de la droga: la primera, vía Incahuasi, Huancabamba hasta Abancay. Y la segunda que va hasta el Cusco. Ya hay tres hechos en la zona que demuestran su poder: el 4 de junio del 2011 emboscaron una patrulla militar y asesinaron a cinco soldados. El 29 de diciembre de ese año también atacaron una unidad policial y mataron a tres policías, como un ajuste de cuentas por drogas. Hace poco atacaron la comisaría de Vilcabamba.