Donovan podría retomar la relación con su esposa gracias al gol que le anotó a Argelia

También recibió las felicitaciones presidenciales y en su cuenta de Facebook colocó un enlace para apreciar vía You Tube distintas reacciones que generó su gol ante Argelia

Landon Donovan es el mejor futbolista que Estados Unidos jamás ha tenido y, a veces, su más grande decepción. Se pasó cuatro años tratando de abrirse camino en medio de problemas personales y profesionales. Y, a pesar de toda la introspección y trabajo, estuvo al borde de un nuevo fracaso con la selección estadounidense en el Mundial de Sudáfrica.

Por eso no es extraño que haya celebrado como un niño el gol en tiempo extra que le dio a Estados Unidos un triunfo 1-0 sobre Argelia y el boleto a los octavos de final de la Copa del Mundo.

El tanto será recordado como uno de los más importantes en la historia del fútbol estadounidense. Por lo pronto, un hincha ya colgó en You Tube diferentes reacciones que desató el gol de Donovan entre grupos de personas de diferentes ciudades estadounidenses.

Apenas el centrocampista comprobó la emoción con que sus compatriotas celebraron su conquista, colocó el enlace en su cuenta de la red social Facebook añadiendo en un comentario: “Ustedes se habrán dado cuenta que cada vez que hago un gol los ojos se me llenan de lágrimas. Sigan creyendo en nosotros”.

SU ESPOSA VOLVIÓ A CONTACTARLO

Además, Donovan recibió en su cuenta de Twitter nada menos que unas felicitaciones presidenciales. Y para redondear el buen momento que vive, su esposa Bianca Kajlich, actriz con quien se casó en el 2006 y se separó en el 2009, volvió a entablar conversación con él.

“No estamos oficialmente divorciados hablamos la otra noche y ojalá podamos regresar”, indicó el volante.

Pese a que Kajlich y Donovan se separaron, siguieron siendo amigos, pero él se dio cuenta de que era el momento de tomar un largo y profundo examen sobre sí mismo. “A veces aprendes más de esos momentos que de cualquier otro y para mí ese fue el caso”, dijo el mes pasado en la concentración de Estados Unidos. “Y eso no es ni feo ni desagradable, puede ser de mucha ayuda y puedes crecer y eso es lo que los dos obtuvimos de todo esto”.