Sin respeto por las playas: bañistas contaminan el litoral

Basura arrojada contamina playas como León Dormido. Desmontes de construcciones deslucen paisaje de Conchán

Sin respeto por las playas: bañistas contaminan el litoral

ROXABEL RAMÓN

El Ministerio del Ambiente recuerda, casi regaña, que es responsabilidad de los municipios distritales mantener las playas limpias, velar por la seguridad y salud de los bañistas y asegurar el libre acceso a los balnearios, que se abarrotan de gente en verano. Pero el bañista también debe asumir el rol que le toca en el cuidado del litoral.

Hacia el kilómetro 83 de la Panamericana Sur, el panorama desalienta. Desde la carretera, la playa León Dormido, del distrito cañetano de San Antonio, se ve como un colorido abanico formado por puestos de comida, baños portátiles, tiendas de dormir, mesas de picnic, ollas rebosantes de comida, y también basura. Mucha basura calentándose al sol, junto a los bañistas. Alrededor de ellos. Producida por ellos y abandonada por ellos.

“Hemos viajado un montón. A alguien de mi familia se le ocurrió venir hasta acá, pero está bien sucia la playa”, dice Johané Chávez, quien junto a 17 miembros de su familia recaló en León Dormido, desde el Rímac, tras más de dos horas de viaje. Sus niños juegan en la misma arena en que yacen cáscaras de plátanos, plásticos de todo tipo y hasta pañales descartables envueltos en bolsas. Las moscas rondan. Pero a los adultos de la familia de Johané parece no importarles. Comen manzanas, cuyas sobras depositan también en la arena.

Quizá no les importa porque no es una playa que frecuenten. O porque no sienten que ese espacio público les pertenezca. “La explicación sociológica es contundente. Hay muchos ciudadanos que solo sienten como suya su casa. No se apropian de las calles, los parques, las playas. Se sienten ajenos, casi intrusos, y entonces no desarrollan afectos con ese entorno”, opina el director del Centro para el Desarrollo Económico, Social y Ambiental, Manuel Luque Casanave.

En tanto, Isabel Calle, de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental, cree que el problema de la suciedad en las playas debe resolverse desde la educación a los ciudadanos. “Digesa se encarga de hacer un mapeo de las playas que están contaminadas, y los municipios deben recoger los residuos, pero muchas no destinan los recursos necesarios para el mantenimiento”, agrega.

DESMONTE EN CONCHÁN
De vuelta a Lima, otro paisaje desalienta. La playa Conchán, en el km 21,5, está cercada por decenas de camionadas de desmonte. Este Diario comprobó las denuncias de algunos vecinos: una cadena de montículos con toneladas de residuos de material de construcción se extiende a lo largo de la referida playa. Sobre estos escombros se arroja y quema basura. Todo ello contamina y resta espacio a los cada vez menos bañistas que asoman por allí.

“Cuando hay oleaje, pedazos de ladrillo o concreto vuelan sobre nuestros puestos, así como animalitos muertos”, narra Lorenzo Samata, quien atiende un quiosco de golosinas a la entrada de la playa. El desmonte no solo invade la orilla, sino que también bloquea la Av. Malecón, y la interrumpe en este sector.

“Hemos presentado varios reclamos al municipio [de Villa El Salvador]. Pero la situación no cambia”, protesta Alberta Ticona, quien administra un modesto restaurante y alquila baños a los visitantes.

Tratamos de comunicarnos con el alcalde distrital Santiago Mozo y otros funcionarios edilicios, pero no respondieron.

EN PUNTOS
“El espacio público es la casa grande”
“Con más tachos, señales y personal municipal se reducen los residuos. Pero un tema de fondo es empezar a sentir el espacio público como una casa grande. Se requiere de la escuela y los medios de comunicación”, opinó Iván Lanegra, adjunto para temas ambientales de la Defensoría del Pueblo.

“Pedimos al Ministerio de Salud que analice el agua y la arena en playas”, requirió la Oficina Defensorial de Lima.

El viernes, el Ministerio del Ambiente lanzó la campaña Playas Limpias 2011, para sensibilizar a la población sobre la necesidad de cuidar nuestras playas a fin de proteger la biodiversidad marina.

La Unidad de Salvataje de la policía rescató ayer a un pingüino que apareció en la playa Agua Dulce. Nadaba con esfuerzo. al parecer, fue arrastrado por la corriente.

EL DATO
Basura en todos lados
El 85% de la basura que producen los peruanos al año (22 millones de toneladas) termina en calles, botaderos, ríos y playas, según Digesa.


Tags relacionados

Verano 2011

Playas de Lima