Solo 13 personas custodiaban el penal de Challapalca

Más de 3.000 policías buscan a 12 fugitivos en 5 regiones del sur. Trabajadores del INPE denuncian fallas en seguridad del recinto

Solo 13 personas custodiaban el penal de Challapalca

CARLOS FERNÁNDEZ BACA
Corresponsal en Puno

Eran las dos de la madrugada del domingo cuando 17 presos huyeron del penal de Challapalca, en Puno. Antes, cogotearon a cuatro agentes de seguridad y los redujeron para llevar a cabo su plan.

Inmediatamente, se envió a más de tres mil policías para su búsqueda. Al cierre de esta edición, el jefe del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), José Luis Pérez Guadalupe, anunció que se había logrado capturar a cinco de ellos en el distrito de Palca, en Tacna. No dio a conocer los nombres.

LA FUGA
Todo comenzó cerca de las nueve de la noche en el pabellón dos. Primero, dos de los delincuentes atacaron al agente penitenciario Mario Segovia con armas punzocortantes. Luego, capturaron al agente Raúl Talavera Flores. Con Segovia y Talavera de rehenes, se lanzaron contra los agentes Néstor Pacheco y Saúl Fuentes. A ellos los golpearon y les quitaron el uniforme y las armas. Así, redujeron uno por uno a los 13 agentes que custodiaban el penal esa madrugada.

En la fuga, los delincuentes se llevaron ocho pistolas, 560 cartuchos de 9 milímetros, 6 escopetas con 200 cartuchos, 25 frascos de gases irritantes, 10 linternas y uniformes de agentes del INPE.

Los prófugos abandonaron el penal en dos camionetas 4×4. Los trabajadores del INPE no pudieron seguirlos, pues en Challapalca no cuentan con ningún vehículo. Por ello, tuvieron que caminar más de una hora hasta el poblado más cercano (Capazo) para llamar por celular a las autoridades y dar cuenta de la fuga.

Aproximadamente a las 4:30 p.m. recién llegó un contingente de 35 agentes del INPE. Luego arribarían dos fiscales de la Fiscalía Provincial de El Collao Ilave.

DENUNCIAN CARENCIAS
Los trabajadores de Challapalca responsabilizaron al director regional del INPE, Wilfredo Pacho Chicani, por no mejorar las condiciones de seguridad del establecimiento penitenciario.

Así denunciaron que ellos debieron ser relevados de Challapalca en enero, tras permanecer ahí cuatro meses. Refirieron que no había buena alimentación ni ropa adecuada para soportar el intenso frío que caracteriza la zona, ubicada sobre los 5.050 metros de altura.

También dijeron que rara vez se encendía el motor para poner en funcionamiento la iluminación interna y externa del penal. No tenían medios de comunicación como radios u otros sistemas.

Por ello, ayer demandaron la destitución de Pacho Chicani. Afirmaron que todos esos problemas eran de conocimiento del director nacional del INPE, ya que le habían enviado dos memoriales meses antes. Recordaron que en una visita del mismo jefe máximo del INPE, en octubre, este se había comprometido a mejorar las condiciones en ese recinto carcelario.

Al costado del penal está el cuartel militar Challapalca, pero el personal del INPE no pudo acudir a solicitar ayuda, ya que esa guarnición cuenta solo con cuatro agentes.

“La semana anterior se había frustrado otro intento de fuga”, afirmó Pérez. Cabe recordar que en agosto del año pasado fugaron tres internos del mismo penal.

El jefe del INPE señaló que se abriría una investigación para saber si el personal de seguridad colaboró con la fuga de los internos. Dijo que no se habían cumplido los protocolos de seguridad.

El INPE clausuró el penal de Challapalca en el 2004, pero este fue reabierto en el 2007.

La policía de Arequipa, Moquegua, Tacna y Puno continuará la búsqueda de los prófugos restantes, en coordinación con miembros del Ejército Peruano.