Subió a 18 el número de muertos por hundimiento de embarcación en el río Amazonas

Cuatro ciudadanos brasileños que sobrevivieron fueron recogidos por el cónsul de su país

Subió a 18 el número de muertos por hundimiento de embarcación en el río Amazonas

Las autoridades han rescatado, hasta el momento, a 18 fallecidos y 161 sobrevivientes de un barco que naufragó el pasado miércoles en el río Amazonas, informó hoy un portavoz de la Defensa Civil.

Los últimos cadáveres fueron recuperados por los equipos de rescate en las primeras horas de la mañana de hoy, aunque todavía se desconoce la cifra exacta de desaparecidos, según comentó a Efe el secretario técnico de la Defensa Civil en la región Loreto, Julio López Velásquez.

“Aún no tenemos confirmados los datos sobre los desaparecidos, porque estamos buscando más información”, remarcó López Velásquez, quien luego confirmó que ninguno de los fallecidos es extranjero.

Añadió que cuatro ciudadanos brasileños que sobrevivieron fueron recogidos por el cónsul de su país y han partido de regreso hacia la ciudad amazónica de Iquitos en un barco de la Marina de Guerra .

HUNDIMIENTO DEL CAMILA
La embarcación “Camila”, con más de 200 pasajeros a bordo, se hundió hacia las 02.40 hora local (07.40 GMT) del miércoles cerca de una remota comunidad en medio de la selva , a más de 50 kilómetros de Iquitos por el río Amazonas.

Las operaciones de rescate se realizan con grúas que lograron remover parcialmente la proa de la nave, lo que permitió recuperar nuevos cadáveres, así como enseres diversos y combustible.

Las autoridades consideran que es poco probable que se encuentren más cadáveres en la zona, ya que estos muy posiblemente han sido arrastrados por la corriente del gigantesco río Amazonas.

IMPACIENCIA Y RESIGNACIÓN
Los oficiales de la Capitanía Fluvial de Puertos de Iquitos tenían planeado ayer voltear la nave para buscar los cuerpos de más víctimas en el interior de los pequeños compartimentos, pero el peso de la embarcación dificultó esta tarea. Además, la lluvia que se inició la noche del miércoles y que recién terminó la mañana del jueves, restó horas a los encargados de esta tarea.

Por la tarde llegaron 12 buzos especializados en rescate y búsqueda. De inmediato se sumergieron en el río, pero la turbiedad del agua les impedía ver. “Da lo mismo que busquen de noche o de día, porque igual no se puede ver nada, todo lo hacen tanteando, a ciegas”, explicó un oficial de la Marina de Guerra del Perú que supervisaba la búsqueda.