Terroristas del VRAEM matan a quienes quieren escapar de cautiverio, reveló mujer rescatada

También contó que muchos de los niños llamados ‘pioneritos’ mueren por falta de medicinas mientras están secuestrados en campamentos

Terroristas del VRAEM matan a quienes quieren escapar de cautiverio, reveló mujer rescatada

Los remanentes terroristas, liderados por el llamado ‘camarada José’ (Víctor Quispe Palomino), asesinan a quienes pretenden abandonar los campamentos senderistas en la selva del VRAEM, denunció una de las mujeres rescatadas por la Policía Nacional en la denominada Operación Albergue.

Contó que fue raptada por Sendero Luminoso cuando tenía apenas 12 años, junto con su padre, en una incursión terrorista en la localidad de Selva de Oro, en la región del Cusco, y desde entonces estuvo retenida bajo presión por más de 24 años en diferentes campamentos senderistas en la selva del VRAEM.

“Desde muy pequeña, a mis padres también, me llevaron a la organización. Así hemos sido presionados; no podíamos salir, en el monte, lejos; como tenemos nuestros niñitos también, no teníamos a dónde ir”, narró la mujer, quien ahora tiene 36 años y es madre de una niña de tres.

La mujer, cuya identidad es mantenida en reserva por razones de seguridad, contó además que a los niños conocidos como ‘pioneritos’ son incorporados desde los 13 años en las acciones de combate, previa preparación en el uso de armas y adoctrinamiento ideológico.

NIÑOS FALLECEN POR FALTA DE MEDICINA
También narró que cuando los niños enferman, algunas veces fallecen por falta de atención médica, según un informe del Ministerio del Interior.

Cuando sufrían de algunas enfermedades, recibían de los senderistas medicinas para tratar la diarrea o fiebre. “Si no había, nos curábamos con hierbas medicinales; a veces los niños morían hasta con anemia cuando ya no se podía curar”, explicó la mujer que fue liberada junto a otros once menores.

‘CAMARADA JOSÉ’ TIENE MUCHAS MUJERES
También contó que el ‘camarada José’ tiene muchas mujeres y suele requerir a las más jóvenes, a quienes luego embaraza y las “hace curar” (abortar), y a otras las manda a trabajar.

“A veces cambia de señoras, así, con una y otra, le hace gestar, le hace curar, la deja, le hace tener hijo, le manda a la base donde estamos nosotros trabajando. Tiene un pelotón de mujeres. Se escoge a las más chicas, y se las lleva”, agregó.

Al pensar en su hija de tres años, que fue rescatada junto a otros diez menores, dijo que ahora espera tener un buen futuro.