Trabajadores de KFC de Jesús María impidieron visita de control sanitario

Así lo afirmó representante municipal del área de Sanidad. Sin embargo, la empresa de comida rápida negó dicho hecho

La administración del local de comida rápida Kentucky Fried Chicken, situado en la cuadra 2 de la avenida República Dominicana, Jesús María, negó esta mañana el ingreso a personal municipal y del Ministerio de Salud que iba a realizar una inspección para corroborar las condiciones de salubridad en que ahí se preparan los alimentos.

Según manifestó Jéssica Sono, del área de Sanidad en la comuna de Jesús María, la trabajadora a cargo de esa sucursal indicó que necesitaba la aprobación de un supervisor para permitir la diligencia.

“Dijo que estaban ocupados y tenían que ver primero eso de la autorización. Estuvimos media hora esperando y al seguir la negativa tuvimos que retirarnos y aplicarle la sanción correspondiente por negarse al control municipal”, detalló la doctora a elcomercio.pe.

Acotó que la multa impuesta fue de S/.350, pues además de evitar en todo momento que los funcionarios entren a área alguna del establecimiento, la administradora se negó a firmar el cargo que daba cuenta de la visita realizada.

DESCARGOS DE LA EMPRESA
Alejandro Demaison, gerente de Delosi S.A. (propietaria de la franquicia de KFC en el Perú), negó que se les hayan impedido ingresar a los agentes edilicios. Según dijo, el personal de la tienda pidió la identificación del equipo fiscalizador pero no la mostraron. Finalmente las mostraron, salvo dos que tenían cámaras. “Cuando se les dijo que podían pasar solo los identificados, decidieron no entrar y levantaron un acta afirmando que no los dejamos”, dijo Demaison.

En la jornada de hoy, el personal de control también realizó inspecciones inopinadas en las pollerías Roky´s y Norky´s de la misma zona, donde se hicieron recomendaciones para el mejoramiento de la calidad del servicio.

El pasado 27 de diciembre pasado la Municipalidad de San Miguel multó con S/.1850 al KFC de San Miguel por no cambiar el aceite para sus frituras. Días después la misma comuna optó por clausurar el local tras comprobar que ahí se atendía al público fuera del horario establecido.