El tráfico de tierras y las invasiones amenazan reserva Allpahuayo Mishana

Área protegida en Loreto sufre, desde el 2012, el ingreso de intrusos que ocupan parte del terreno para dedicarse a la agricultura

El tráfico de tierras y las invasiones amenazan reserva Allpahuayo Mishana

*GENARO ALVARADO *
Corresponsal en Iquitos

La Reserva Nacional Allpahuayo Mishana, ubicada a 23 kilómetros al sur de la ciudad de Iquitos, Loreto, es famosa por sus bosques heterogéneos que albergan especies únicas de plantas y animales. El objetivo de su creación fue conservar el hábitat de los bosques de varillal y chamizal sobre arena blanca, que pertenecen a la ecorregión del Napo, así como el de los bosques inundables por aguas negras aledaños a la cuenca media del río Nanay.

Sin embargo, desde el año pasado sufre una amenaza constante: las invasiones de pobladores que ocasionan la deforestación de esta área verde.

En el interior de la reserva habitan 1.305 familias. Esta población se dedica a la agricultura a pequeña escala, con uso intensivo de mano de obra; a la crianza de animales menores y a las piscigranjas. El problema llega con los nuevos inquilinos.

Un grupo de pobladores ha empezado a ampliar sus terrenos a zonas que no les corresponden, donde se genera un problema mayor: el tráfico de tierras. Estas personas se posicionan en la zona y comienzan a formar pequeños asentamientos humanos. Luego invaden predios privados que tienen dueño. Estos propietarios –conscientes de los fines del área– han decidido usar sus tierras para la conservación.

Los intrusos alegan haber recibido los predios en posesión, previo pago de una “cuota” de parte de las autoridades como gobernadores, agentes municipales y tenientes gobernadores.

ACTOS CONTRA LA ILEGALIDAD
Los invasores extraen madera para venderla como leña y carbón. Además, realizan la quema de grandes extensiones de terreno para agricultura.

Ante esto, a finales del 2012 se presentó una denuncia penal ante la Fiscalía Especializada en Materia Ambiental de Maynas contra estos sujetos por los delitos de tala ilegal, destrucción de bosque, tráfico ilegal de productos forestales maderables y alteración de paisaje. En febrero de este año se denunció a otro grupo ante la Cuarta Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Maynas por el delito de usurpación.

Ambos procesos judiciales no han sido resueltos por ambos despachos fiscales, pese a tramitarse bajo el nuevo proceso penal en Loreto.

El jefe de la reserva Allpahuayo Mishana, Carlos Rivera, señaló que esta invasión continúa. A pesar de que se cambió en julio a las autoridades del sector Nueva Esperanza, quienes propiciaban las invasiones, Rivera aseguró que las nuevas siguen otorgando permisos de ocupación de terrenos de terceros. “Ya hemos notificado al municipio al que pertenecen, San Juan, sobre este hecho y los hemos denunciado a la fiscalía”, dijo Rivera.

MÁS DATOS
CANTIDAD DE PERJUDICADOS
Esta situación afecta a más de 30 familias cuyos terrenos han sido ocupados por foráneos.

APOYO A FAMILIAS AFECTADAS
La Sociedad Peruana de Derecho Ambiental considera importante la protección de estos terrenos. El Consultorio Jurídico Gratuito de la SPDA en Loreto brinda apoyo legal a las personas que sufren estas invasiones.

BIODIVERSIDAD
En sus cerca de 60 mil hectáreas, alberga a 522 especies de mariposas, 1.729 especies de plantas, 83 especies anfibias, 475 especies de aves, 120 especies de reptiles y 145 de mamíferos. A esto se suman las 300 especies de árboles que existen en ese lugar. Estas cifras aumentan constantemente con el hallazgo de nuevas especies en la zona.

VÍAS DE COMUNICACIÓN
Este lugar está influenciado por Iquitos y por la población de la zona, quienes llegan a través el río Nanay y la carretera Iquitos-Nauta.