“El tránsito en Lima mejoraría en 15 años”, aseguró experto en transporte

En Santiago de Chile, donde el parque automotor supera al limeño en casi un 20%, se adoptaron medidas provechosas para aliviar el caos vehicular

“El tránsito en Lima mejoraría en 15 años”, aseguró experto en transporte

PAMELA SANDOVAL DEL ÁGUILA

En ciudades donde ni conductores ni peatones respetan las normas de tránsito, y algunas obras viales lucen abandonadas porque no responden a la expectativa que el público se formó sobre ellas, siempre subsiste la duda: ¿cómo aliviar el caos? “Veinte años atrás, Santiago de Chile enfrentaba el mismo problema que Lima. Entonces, tres ministerios, Transporte, Obras y Vivienda, se juntaron a la cabeza de un equipo de técnicos que decidieron qué hacer para todas las ciudades. El cambio fue significativo”, dijo Eduardo Valenzuela, uno de los ingenieros civiles especializados en transporte que impulsó varios de los correctivos chilenos. De paso por Lima para participar del Salón Internacional del Transporte de Araper, realizado ayer, compartió con El Comercio algunas reflexiones sobre el tema.

¿Qué es lo más conflictivo que observa en el tránsito limeño?
Ustedes son bastante más osados. En Chile tampoco se respetan al 100% las normas de tránsito, pero acá meten más el carro (risas).

¿La educación vial es crítica?
Sí. Eso no cambia con restricciones, es un trabajo de largo aliento. No basta con sacar carros o ampliar vías. Si quitas una berma o un área verde para construir un carril, en un año tu carril estará lleno y tendrás la misma congestión.

¿Por dónde trabajar, entonces?
Por reunir a todos los actores del tránsito y llegar a un acuerdo para usar mejor las vías. Taxistas, colectiveros, usuarios particulares. Hay que explicarles que, sin orden, todos salen perdiendo. Si se adoptan esas medidas, el tránsito mejoraría en unos 15 años.

Usted es auditor de Pro Transporte para el Metropolitano. ¿Cómo ve este servicio?
Efectivo, pese a las críticas que le hacen. Era de esperarse que la demanda creciera, pero si se construyeran las demás líneas la atención mejoraría, ya que participar de todo el recorrido sería más atractivo para los concesionarios, quienes pondrían más buses.

Hay críticas por la falta de espacio en las estaciones.
Sí, las he leído. Me parece que ese problema tiene que ver con la cultura del usuario. ¿Por qué hay colas? ¿Cómo se usa la estructura? El público necesita tiempo para aprender a usar y sobre todo a valorar los servicios.

¿El tren eléctrico correría con mejor suerte?
La demanda que atendería [250 mil personas al día] me parece baja. Habría que ver cómo le va.