Transporte en distintos puntos de Lima es casi normal pese a paro

La Confederación Nacional de Empresas de Transporte (Conet) convocó para hoy a un paro de 24 horas y anunció una marcha

Transporte en distintos puntos de Lima es casi normal pese a paro

Pocas complicaciones viene generando el paro de 24 horas de un sector de transportistas contra la forma en la que la Municipalidad de Lima desarrolla la reforma del transporte en la capital. En distintos puntos de la capital, el servicio es prácticamente normal.

Por ejemplo, en Puente Nuevo, en El Agustino, a las 7 a.m. había gran cantidad de peatones y policías que apoyaban a las unidades para que se estacionen. En la parte inferior, la mayoría de combis eran piratas y había buses que no eran de la ruta. Mientras tanto, en la parte alta, va en aumento el paso de coasters y buses.

En el cono sur, en el cruce de las avenidas Tomás Marsano y Próceres, los buses grandes circulan casi repletos de pasajeros. Según reportó el noticiero de TV “Primera edición”, hay menos cantidad de público en los paraderos y no se nota mucho la medida de protesta.

La fluidez del tránsito, por otro lado, es normal en la Carretera Central, en la zona de Huaycán. Los pasajeros no esperan más de cinco minutos en los paraderos y las unidades circulan desde las 5 a.m.

Mientras tanto, en la Plaza Dos de Mayo circulan más que nada taxis y colectivos, aunque en menor cantidad. El presidente de la Confederación Nacional de Empresas de Transporte (Conet), Julio Rau Rau, que convoca el paro, había dicho que a este se iban a sumar justamente esas unidades menores.

De otro lado, en la estación Izaguirre del Metropolitano, en Independencia, una usuaria indicó que hoy que hay paro se menos cantidad de personas haciendo cola, pues normalmente son mucho más largas. En la estación La Cultura del tren eléctrico, en San Borja, el panorama es tranquilo y regular, según refirió al citado noticiero Fernando Deustua, gerente institucional del Metro de Lima.

Más temprano, la alcaldesa de Lima Susana Villarán dijo a RPP desde San Juan de Lurigancho que “está todo controlado, no hay riesgos para las personas ni para los transportistas”.