Unicef condena uso de niños en acciones armadas de Sendero Luminoso

La exposición a esta situación de vulnerabilidad extrema afecta su desarrollo emocional, social, cognitivo y físico

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) condenó hoy la participación forzada o voluntaria de niños, niñas y adolescentes de Perú en cualquier situación de violencia armada, a raíz de las denuncias hechas en ese sentido contra Sendero Luminoso. Un pronunciamiento de Unicef, difundido en Lima, indicó que "la reiterada utilización de niños y adolescentes por parte de Sendero Luminoso constituye una flagrante violación de la Convención de los Derechos del Niño". Agregó que la utilización de menores por parte de este grupo los coloca frente a una situación de vulnerabilidad extrema que afecta su desarrollo emocional, social, cognitivo y físico. "Ellos son víctimas porque no gozan de su derecho a llevar una vida digna junto a sus familias, y además pueden ser utilizados como combatientes o escudos de guerra, o también como cocineros, porteadores o mensajeros", agregó la entidad. En tal sentido, Unicef expresó que "es imperativo que estos niños, niñas y adolescentes retornen inmediatamente a sus familias y comunidades". *LA POSICIÓN DEL GOBIERNO* El presidente, Alan García, anunció hace tres días que denunciará al grupo terrorista Sendero Luminoso ante organismos internacionales de América y Europa por utilizar a niños en sus ataques a las fuerzas de seguridad. El gobernante declaró a los periodistas que los remanentes subversivos han utilizado a los menores para ultimar a los soldados heridos en las últimas emboscadas presentadas en la selva del país. La cadena local Frecuencia Latina mostró hace una semana las imágenes de unos 17 niños formados con fusiles y armas de fuego en un supuesto campamento senderista en la selva peruana. Unicef expresó además su desacuerdo por la aparición pública y evidente de estos niños pues opinó que la manifiesta exposición de su identidad los vulnera y expone a ulteriores violaciones de sus derechos. La organización internacional agregó que los menores no solo están protegidos por las Naciones Unidas sino por el Convenio 182 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que prohíbe el reclutamiento forzoso y obligatorio de menores de 18 años y lo define como una de las peores formas de trabajo infantil.