El uso frecuente de tacones causa dolor en la planta de los pies, en los dedos y forma juanetes

Hay riesgo por la venta de calzado contaminado con dimetilfumarato, un producto químico que se utiliza para evitar los hongos

El uso frecuente de tacones causa dolor en la planta de los pies, en los dedos y forma juanetes

Por: Juan Carlos Cuadros

Zapatos con amortiguadores o pequeñas ruedas, con suela gruesa o delgada, en punta o con punta de acero, de cuero o algo que se le parezca, con luces o cintas fosforescentes, nacionales o importados. La variedad de marcas, modelos y precios del calzado en el mercado local es importante, pero lo es más el hecho de que estos artículos se adapten al movimiento del pie al caminar y no generen lesiones a posteriori.

Aunque usted no lo crea, el pie, esa excelsa obra de ingeniería compuesta por 26 huesos, 33 articulaciones, 19 músculos y más de 100 tendones, es la parte de nuestro cuerpo a la que menor atención prestamos. No los cuidamos como se merecen y, por si fuera poco, los martirizamos con un zapato inadecuado y hasta contaminado. (Vea infografía )

FUNGICIDAS TÓXICOS
Desde diciembre del 2008 a la fecha, se han producido en el mundo más de 300 notificaciones de alerta, una de ellas publicada en las páginas de Defensa del Consumidor —“el 17 de enero del año pasado”:http://elcomercio.pe/edicionimpresa/pdf/2009/01/17/ECDC170109a28.pdf — sobre la venta de calzado contaminado con dimetilfumarato, un producto químico que se utiliza para evitar los hongos.

En España, Francia, Londres, Alemania y otras partes del mundo, incluso el Perú, se han reportado alergias severas (eccema o dermatitis de contacto, de tipo irritativo), atribuidas no precisamente a los hongos, propios del frío, sino al dimetilfumarato.

Este fungicida se introduce por lo general en zapatos, carteras, casacas, gorras, billeteras y demás artículos de cuero (u otros que intentan serlo), para evitar que la humedad los dañe y se conserven por mucho más tiempo.

Pero lo que gran parte de los consumidores desconoce es que este compuesto químico causa severas irritaciones en la punta de los dedos, en la planta o en los bordes extremos del pie. Las mujeres que usan botas, calzado cerrado, carteras y monederos de cuero están más expuestas a padecer este tipo de alergia.

DEJAN HUELLA
Pero además de reparar en el precio, el diseño y la bolsita de dimetilfumarato —que casi siempre la encontramos en la parte interior del calzado—, antes de comprar un par de zapatos debe tomar en consideración algunos detalles.

Primero, la procedencia del mismo. No siempre el calzado importado supera en calidad al de fabricación nacional. Fíjese bien en la etiqueta y evite que lo sorprendan vendiéndole un producto hecho con un material que asemeja ser cuero, pero que en realidad es imitación.

Segundo, fíjese en el acabado. Muy pocos zapatos, botas o sandalias cumplen las normas de calidad en cuanto a los materiales que se usan en su fabricación, el grosor de la suela o la resistencia a la fricción con el pavimento.

Según el Centro de Innovación Tecnológica del Cuero y del Calzado (Citecal ), en el mercado peruano se comercializan más de 56 millones de pares de calzados (entre zapatos, zapatillas, sandalias, etc.).

Lo importante no es comprar el zapato más elegante y vistoso sino el que mejor se adapte a nuestro pie y con el que podamos estar cómodos todos los días.

ENFOQUE
Etiquetas deben decir la verdad
La semana pasada fueron galletas, hoy zapatos. Mañana quizá camisas o pinturas, pasado artículos de limpieza… La necesidad de contar con una norma que regule el etiquetado de productos, no puede esperar.

Se abren nuevos mercados y con ello la posibilidad de que más y nuevos productos se pongan a la venta en el país. Todos tenemos derecho a saber qué consumimos, qué compramos, qué riesgos ofrece un producto, qué beneficios brinda.

La Resolución 102-1997 del Tribunal del Indecopi precisa los alcances del deber de información que tienen los proveedores al ofrecer bienes o servicios en el mercado. Y la Resolución 095-1996, del mismo tribunal precisa las características que deben tener las advertencias del riesgo o peligro que pueda conllevar un producto o servicio. Y ambas se pueden aplicar al calzado.

Hace poco, la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (Aspec ) difundió un informe sobre la calidad de los zapatos de seguridad, hechos para personas que cumplen un trabajo duro en la industria, construcción, minería, mecánica, etc., cuyos resultados fueron sorprendentes: El 71% no soportaba fuertes impactos. Y eso que tenían suelas reforzadas y puntas de acero.

RECOMENDACIONES
De vez en cuando
El uso frecuente de zapatos extra planos puede producir dolor en el tendón de Aquiles, contracturas, calambres y dolor en el arco plantar y talón.

Póngales horario
Los de punta estrecha oprimen los dedos, con el riesgo de que se monten unos sobre otros. La presión empuja los bordes de las uñas hacia el interior de la piel y así aparecen la uñas encarnadas o uñeros.

Dolores de altura
El uso frecuente de tacones causa dolor en la planta de los pies, en los dedos, forma juanetes, callosidades y provoca problemas lumbares.

Para hacer deporte
Las zapatillas no están diseñadas para otros usos. Si se abusa de ellas, los pies se someten a un excesivo calor y humedad, lo que puede desencadenar la aparición de hongos.


Tags relacionados

Aspec

Salud uso de zapatos

Citecal