Usuarios de cajeros deben evitar a extraños a la hora de retirar dinero

Robos se cometen cuando no hay vigilancia policial en los bancos. Conozca las recomendaciones para evitar ser una víctima más

*Por Luis García Panta* Si usted usa frecuentemente cajeros automáticos, lea esta nota con atención. En lo que va del año, más de un centenar de personas han sido víctimas de estos indeseables que merodean los cajeros de los distritos del sur, centro y norte de la capital. La División de Protección de Bancos o Águilas Negras señala que la cifra de robos no es la real, ya que muchos prefieren no denunciar el delito porque los montos no son significativos o creen que nunca van a recuperar su dinero. “En lo que va del año, hemos desbaratado cinco bandas con 30 integrantes en total”, dice el Comandante PNP Víctor Sanabria Angulo. *LAS MODALIDADES* Una de las modalidades más recurrentes es el cambiazo. Esta consiste en que un sujeto llama la atención del usuario que está a punto de realizar una transacción. Le habla, le dice que el cajero tiene problemas y toma su tarjeta para ayudarlo a sacar dinero, pero en un descuido cambia la tarjeta sin que el dueño se percate. La víctima, entonces, intenta repetidas veces ingresar su clave sin resultado positivo mientras un cómplice mira y se memoriza los dígitos para luego sacar dinero con la tarjeta verdadera. Otra modalidad es la del emboque: mientras el usuario ingresa en la ranura del cajero su tarjeta, el ladrón le arroja un objeto al piso para que quite la mirada del cajero. En ese instante, otro sujeto le cambia la tarjeta de la misma ranura en décimas de segundos. Una tercera es la del cajero malogrado. Aquí un sujeto, que ha hecho una supuesta transacción, advierte al usuario de que el cajero está malogrado. Para ayudarlo, hace que limpia la tarjeta del usuario en su camisa y en un segundo, le cambia la tarjeta. Otra es la del lazo libanés o cintillo. En este caso, los hampones colocan una liga con una fibra plastificada en la ranura para retener la tarjeta. Antes han puesto unas indicaciones para que el cliente digite tres veces su clave secreta y denuncie al banco la retención de la tarjeta. Una quinta modalidad es colocar un aparato llamado “skimmer” o lector magnético de tarjetas en el cajero. Aquí, el ladrón obtiene la información de la tarjeta y con una cámara colocada en la parte superior se graba la clave. Esa información es colocada a otra tarjeta para sacar dinero. Los delincuentes suelen actuar cuando no hay vigilancia policial en el banco. Esto sucede antes de las 9 a.m. o después de las 8 p.m. de los días laborables. También los fines de semana o los feriados. Los jubilados o las personas mayores son las víctimas preferidas de los indeseables. *EL DATO* *Hurto y reincidencia* Robar en cajeros es hurto por no conllevar violencia. Por eso los sujetos entran y salen de la cárcel. Con la figura de reincidencia del nuevo Código Penal sí irán a prisión. *LAS CIFRAS* *20.000* Soles mensuales puede obtener una banda que roba en cajeros automáticos. *2.500* Cajeros automáticos hay en Lima y Callao, según cifras de la Asociación de Bancos. *11’000.000* De tarjetas de crédito y de débito hay en todo el país. FORO WEB ¿Qué opina de los robos en los cajeros automáticos? “La policía no tiene la culpa. Los delincuentes optan por estas modalidades porque saben que al no usar la violencia son tratados en forma benévola por la justicia peruana. Aquí el problema son las leyes que deberían ser más drásticas con todo tipo de malhechores”. ESTEBAN “La policía también debería difundir más las maneras de cómo evitar o combatir a estas lacras”. NÉSTOR “Basta de maleantes por las calles de Lima, ya no se puede caminar, todos andan con un ojo en un bolsillo que no es el suyo”. CHAVAL