Velásquez Quesquén denunció: "Protestas en Cusco son dirigidas por politiqueros sin argumentos"

El jefe del Gabinete señaló que no iba a dialogar con pobladores de La Convención mientras estos intenten chantajearlo con su huelga. “No se acabarán las reservas de gas”, aseguró

Velásquez Quesquén denunció: "Protestas en Cusco son dirigidas por politiqueros sin argumentos"

El primer ministro, Javier Velásquez Quesquén, indicó que los responsables de la huelga que desde ayer acatan pobladores de La Convención, en Cusco, son “cuatro politiqueros, cuyos reclamos no tienen ningún argumento técnico”.

Para Velásquez, las protestas de la citada provincia, por la exportación de gas a México y los aparentes daños que sufriría la reserva natural de Megantoni, responden a “las aspiraciones políticas de inescrupulosos dirigentes”.

En ese sentido, el jefe del Gabinete ministerial dijo enfático: “No permito someterme al chantaje de nadie. Que muestren un documento técnico donde diga que se van a acabar las reservas de gas”.

Mientras Velásquez expresaba su fastidio y acotaba su deseo de participar en un diálogo sin presiones con los manifestantes, estos intensificaban sus protestas y amenazaban con tomar una sucursal del Banco de la Nación, en Quillabamba.

La tensión creció en La Convención cuando sus habitantes se enteraron que el Gobierno no tenía programado llegar hasta esta provincia, mediante el primer ministro o el titular de Energía y Minas, para instalar una mesa de diálogo.

Según dicen en sus reclamos, la construcción de un nuevo ducto, en el yacimiento del gas de Camisea, destruirá parte de su reserva natural (Megantoni). Sus reclamos también están dirigidos a los altos precios que pagan por “un gas que sale de su suelo” y porque este se le vaya a vender a México “sin haberse tomado en cuenta que el mercado interno podría quedar desabastecido”.