Violencia escolar es un tema de falta de control y seguridad ciudadana

Así consideró el educador León Trahtemberg, en referencia a la pelea protagonizada por escolares del Melitón Carvajal y el Alfonso Ugarte

Violencia escolar es un tema de falta de control y seguridad ciudadana

ALEXANDRA ALVA @alvaalexandra
Redacción online

El educador León Trahtemberg afirmó que la violencia en los colegios era producto de una “falta de control y seguridad ciudadana”.

“Si hubiera más autoridad, más sentimiento de que la calle es segura se verían en menor medida estas situaciones de conflicto”, indicó en relación a la pelea protagonizada en plena vía pública por los alumnos del Alfonso Ugarte y Melitón Carvajal en donde un escolar de 15 años terminó apuñalado.

Asimismo, explicó que este enfrentamiento va más allá de un simple ataque entre dos colegios.

“Hay que tener cuidado con creer que es solo un problema de un enfrentamiento entre dos colegios. En las calles de Lima pueden pasar miles de cosas sin que esto quede impune. Por ello, mientras no haya seguridad ciudadana, ni orden ni control y no hay una acción inmediata de la Policía cuando ocurra este tipo de desbordes no se podrá solucionar este tipo de problemas”.

CAMBIAR HORARIO DE SALIDA ES UNA SOLUCIÓN TEMPORAL
Por otro lado, Trahtemberg cuestionó la propuesta realizada por el viceministro de Gestión Pedagógica del Ministerio de Educación, Idel Vexler de cambiar el horario de salida de ambos colegios.

“El viceministro dice que hay que hablar con los chicos, que hay que ver que no se encuentren en la calle y que por ello hay que cambiar los horarios. Yo entiendo la intención de Vexler de poner paños fríos, pero hasta que no se haga una labor educativa en los colegios sobre el tema de los enfrentamientos y hasta que no se ponga más control policial en las calles, esta propuesta solo podrá ser temporal”, indicó tajantemente.

Finalmente, señaló que el problema de los jóvenes es pensar que aquel que es más fuerte, o es más tosco, o que lidera un grupo más grande es el que se apropia y manda en la calle.

“Los chicos se comportan diferente cuando están solos que cuando están en grupo. Por identificación adoptan conductas que por fenómeno de masas no harían si estuvieran solos”, explicó el educador y dijo que si sus acciones fueran condenadas este tipo de ataques no se realizarían tan a menudo.