Star WarsRogue One

5 lecciones de "Rogue One" para el futuro de Star Wars

5 lecciones de "Rogue One" para el futuro de Star Wars
"Rogue One" demuestra que una película sí puede funcionar sin los caballeros jedis y sus peleas de espadas láser contra el Imperio.

¿Qué nos ha demostrado a los fanáticos la nueva película de la saga galáctica?

Sí funcionan las películas spin off. "Rogue One" ha sido una prueba para demostrar que las películas que no seguirán  la historia principal de "Star Wars" pueden encajar perfectamente en el gusto de los fanáticos. La mezcla de un universo conocido pero con nuevos personajes ha logrado captar la curiosidad de los seguidores habituales y a la vez atraer a otros espectadores. Este tipo de películas serán más frecuentes los próximos años  y sin duda encontraremos en ellas diversas referencias a las historias que ya conocemos y también descubriremos otros mundos. La expansión del universo de "Star Wars" parece inagotable.
 

Los personajes clásicos son irreemplazables. Aunque aparezcan pocos minutos en una nueva película, algunos de los personajes de la primera trilogía (Darth Vader, Luke, Leia, Han Solo, C3PO, R2D2, entre otros) deben tener su momento en cada nueva historia y el impacto será mayor si aparecen cómo nunca antes. La participación de Darth Vader en "Rogue One" es una muestra clara de eso. Nunca lo habíamos visto en las películas tan amenazante y brutal.
 

Menos efectos digitales, más historia. En "Rogue One" nunca los efectos de la tecnología digital están por encima de lo que se quiere contar, sino que están al servicio de la historia. Son necesarios para las escenas, no son un espectáculo sin contenido. Esto es algo que a los fanáticos de la trilogía clásica de "Star Wars" les molestó cuando Geoge Lucas hizo la trilogía de precuelas (episodios del I al III) y la llenó de escenarios y personajes digitales, algo más próximo a un videojuego que a una película. Contrario a eso "Rogue One" ha mantenido  la línea de "El Despertar de la Fuerza" de recuperar el gusto por lo real antes que por lo digital.


Una película sin jedis, ¿por qué no? Antes de "Rogue One" era poco probable pensar que una película de "Star Wars" pudiera funcionar sin los caballeros jedis y sus peleas de espadas láser contra  el Imperio. Pero funcionó. "Rogue One" es una película fiel a la esencia de "Star Wars" pero con mayores libertades creativas, menos ajustada al molde, y con eso ha conseguido ser una historia fresca y original. Es una invitación para que otras ideas que se creían inquebrantables puedan cambiar en el futuro de la saga.
 

Todos pueden volver. Aunque el actor Peter Cushing -quien encarnó a Grand Moff Tarkin, el aliado de Darth Vader en la primera película de la saga-murió en 1994, "Rogue One" lo revivió para la gran pantalla. Con la tecnología CGI (imágenes generadas por computadora) fue posible recrear sus facciones sobra el rostro de otro actor. Es un proceso laborioso, como maquillar de manera digital, y aunque ha generado polémica sobre que tan ético es prolongar en el cine la vida de un fallecido, los productores de "Star Wars" aseguran que lo hicieron porque la historia lo necesitaba. ¿Ahora que la actriz Carrie Fisher ha fallecido será posible también revivirla como la princesa Leia en "Episodio IX"? Todo es posible.