Cápsula Dragon se acopló a estación espacial con ayuda de brazo robótico

Es la primera vez que una nave comercial llega a la plataforma orbital dando inicio a una nueva era de los vuelos espaciales

Cápsula Dragon se acopló a estación espacial con ayuda de brazo robótico

La nave espacial de fabricación privada Dragon se acopló esta mañana (minutos antes de las 11 a.m., hora peruana) a la Estación Espacial Internacional (EEI).

Luego de superar algunos inconvenientes, que demoró la maniobra, los astronautas a bordo de la EEI capturaron la cápsula con un brazo robótico y dos horas después la acoplaron a la plataforma orbital.

La maniobra ocurrió cuando ambos viajaban a más de 27.700 kilómetros por hora, reportó la NASA.

Los tripulantes de la EEI extendieron el brazo robótico, de unos 17 metros de longitud, para alcanzar la cápsula no tripulada, cuando ambos sobrevolaban desde el norte de Australia hacia el océano Pacífico a las 13.56 GMT (8:56 a.m., hora peruana).

“La captura está confirmada”, informó la agencia espacial estadounidense, previo a la segunda fase de la maniobra, que permitirá más tarde acoplar al labortorio orbital a la nave espacial de carga.

“Parece que agarramos a un dragón por la cola”, dijo el astronauta estadounidense Don Pettit, que operaba el brazo robótico de la EEI, al enganchar la cápsula de SpaceX.

Tras la primera conjunción de la EEI con un vehículo privado, el brazo robótico deslizó suavemente a Dragon hacia el módulo Harmony del puesto orbital. Esta operación también se concretó exitosamente.

Dragon lleva poco más de media tonelada de alimentos, ropas y equipos a los seis astronautas que residen en la EEI.