Diagnóstico de cáncer de próstata es más acertado con controles periódicos

Un estudio halló que son más efectivos y menos costosos que los test poblacionales, cuyos resultados son imprecisos y obligan a seguir tratamientos a quienes quizás no los necesiten

Diagnóstico de cáncer de próstata es más acertado con controles periódicos

Los hombres con variaciones genéticas que los ponen en mayor riesgo de desarrollar cáncer de próstata se beneficiarían de los controles regulares para detectar la enfermedad, señaló el viernes un estudio de investigadores británicos.

Los hallazgos sugieren que si se concentraran los controles preventivos de cáncer prostático en quienes tienen indicadores genéticos de riesgo, los médicos detectarían más tumores tempranos, además de disminuir los costosos y dañinos diagnósticos excesivos en casos no graves.

“Aunque estos son resultados preliminares, parece que el control (preventivo del cáncer de próstata) es razonablemente preciso a la hora de detectar cáncer potencialmente agresivo entre los hombres con mayor riesgo de la enfermedad por una predisposición genética, dijo Ros Eeles.

Eeles dirigió al equipo del Instituto de Investigación del Cáncer de Gran Bretaña y el Hospital Royal Marsden que efectuó el estudio.

CONTROL POBLACIONAL CONTROVERTIDO
La investigación reveló que el valor predictivo de los controles en esos hombres, expresado como el número de cánceres detectados en función del número de muestras de tejido tomadas, fue del 48%, muy por encima del 24% logrado con los controles extendidos a nivel poblacional.

Es decir, como los controles periódicos para detectar un cáncer requieren un bajo número de tejidos, se muestran superiores frente a los controles poblacionales extendidos, cuya cifra de muestras es mucho mayor.

El control del cáncer de próstata es controvertido, dado que los test de antígeno prostático específico que se usan no pueden diferenciar entre los hombres con tumor agresivo de los que nunca tendrían síntomas o requerirían tratamiento, lo que puede generar un exceso de diagnósticos innecesarios.

El año pasado, otro estudio en EE.UU. halló que el control prostático de rutina había generado más de 1 millón de diagnósticos de tumores que no hubieran causado efectos de enfermedad en los pacientes.

Los factores genéticos que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer en la próstata incluyen las variaciones hereditarias en los genes BRCA1 y BRCA2.

MEJOR ES PREVENIR
Los tumores prostáticos son el segundo cáncer más común entre los hombres en todo el mundo y generan 254 mil muertes anuales. Los médicos estadounidenses recomiendan el control por PSA a los hombres de más de 50 años, ya que consideran que el diagnóstico y tratamiento temprano es mejor que no hacer nada.

Pero los temores de diagnosticar casos que no derivarían en complicaciones de salud para los pacientes, y que llevan a tratamientos con radiación u hormonas o cirugías innecesarias con efectos como impotencia e incontinencia, ha disuadido a muchos países europeos de aplicar el control a nivel nacional.

En ese sentido, Eeles dijo que los resultados de su estudio se suman a la creciente evidencia de que los portadores de la variación en los genes BRCA desarrollan enfermedad más agresiva. Además, respaldan la idea de que los hombres con riesgo genético deberían controlarse por cáncer de próstata rutinariamente.