Los estímulos sociales y culturales impulsan la aparición de niños genios

Expertos dicen que todos pueden desarrollar sus talentos, pero las situaciones puntuales son determinantes para ello

Esta fue la desbordante emoción de Jack Andraka cuando ganó el primer puesto de la feria de ciencia e ingeniería más importante del mundo. (Intel / YouTube)

RONNY ISLA ISUIZA / STHEFANIE MAYER

Cuando se habla de niños o jóvenes genios, los primeros nombres que llegan a la cabeza son los de Steve Jobs, Bill Gates y Mark Zuckerberg. Los integrantes de ese famoso trío salieron del anonimato cuando apenas rozaban los 20 años. Cada uno de ellos fundó empresas innovadoras (Apple, Microsoft y Facebook, respectivamente), gracias a las cuales obtuvieron la admiración de millones de personas en el mundo y lograron amasar una gran fortuna que los convirtió en multimillonarios.

Durante los últimos días se han conocido las historias de otros tres adolescentes que han mostrado tener habilidades sin precedentes. Esta vez sus demostraciones han sido en los campos de la física, la medicina y las matemáticas. ¿Se trata de una explosión de niños genios en el mundo?

“La genialidad está ligada a los orígenes del ser humano. En las épocas prehistóricas, desde que el hombre descubre el fuego, vemos la genialidad. Esta no está asociada a una temporalidad, sino a las condiciones que ha tenido el individuo para desarrollarse”, explica a El Comercio Armando Medina Ibáñez, decano nacional del Colegio de Antropólogos del Perú.

Sin embargo, el aspecto principal para que estos casos sean cada vez más frecuentes es la estimulación social y cultural a la que están sometidas las personas, y en particular los más pequeños.

“El componente de estimulación ahora descansa en lo lúdico. Los niños de muy temprana edad ya son sometidos a esa estimulación. Eso, sumado a las condiciones económicas y sociales de cada país, es posible originar los casos que estamos presenciando. Si se le da a un niño todas las facilidades, puede desarrollar sus habilidades a muy temprana edad”, agrega el especialista.

Sheyla Blumen, docente principal del Departamento de Psicología de la Universidad Católica, afirma que la atención que se les da a estos casos está relacionada con las esperanzas que tiene una población para destacar.

“Todo depende de la sensibilización de la sociedad hacia sus necesidades y del papel protagónico que puedan tener estos chicos en caso logren desarrollar sus talentos en niveles de excelencia, significando una mejora para el país en las áreas de innovación y creatividad”, detalla.

La experta considera que las tecnologías de la información y comunicación se han convertido en un medio importante para la difusión de estos talentos, y para que estos jóvenes puedan establecer redes de intercambio, favoreciendo así la innovación y la creatividad aplicada.

MÁS PROFUNDIDAD
La psicóloga Blumen sostiene que los procesos educativos van cambiando según las necesidades de la sociedad y que las competencias importantes para la vida son supeditadas a la velocidad de los cambios y nuevos contenidos, dando como resultados aprendizajes superficiales en la mayoría de la población.

“Dadas sus características particulares, estos jóvenes talentosos tienden a darse su tiempo para profundizar en temas de su interés, llegando a dominarlos hasta niveles de excelencia. Así se constituyen, muchas veces, en expertos en esos temas”, afirma.

Los dos especialistas coinciden en que todas las personas son capaces de desarrollar talentos en diversas áreas, pero nuevamente recuerdan que las estimulaciones se muestran como los elementos desequilibrantes.

“Muchos estudios antropológicos determinan que todos tenemos la capacidad de desarrollar el talento, pero que ello está sujeto a las estimulaciones específicas y a las formas como se establecen en cada comunidad”, sostiene Medina.