Fundador de Megaupload y directivos responden ante la justicia

Kim Dotcom y otros altos jefes fueron detenidos el jueves por la policía neozelandesa y el FBI por supuesta piratería informática

Fundador de Megaupload y directivos responden ante la justicia

El principal cerebro de Megaupload, Kim Schmitz, y tres directivos del portal de descargas intervenido por el FBI estadounidense por supuesta piratería informática se sentaron hoy en el banquillo de un tribunal neozelandés, tras permanecer tres días en prisión preventiva.

Schmitz, más conocido por Kim Dotcom, y los también alemanes Finn Batato, de 38 años y jefe técnico del portal, y Mathias Ortman, de 40 años y cofundador de Megaupload, y el holandés Bram van del Kolk, de 29 años, fueron trasladados desde el centro de detención hasta el tribunal.

La vista arrancó hacia las 11:00 hora local (5:00 p.m. hora peruana) en una sala a rebosar de público y sobre todo de periodistas.

El primero en aparecer en la sala fue Schmitz, vestido de negro, seguido de los otros tres acusados.

Los representantes legales de los cuatro detenidos solicitaron la libertad bajo fianza de sus clientes a raíz de que el pasado viernes el juzgado ordenara su ingreso en prisión preventiva y desestimara una primera petición de libertad condicional.

Todos fueron detenidos el mismo jueves en una operación llevada a cabo por la Policía neozelandesa y asistida por agentes del FBI, en respuesta a un requerimiento de las autoridades estadounidenses, que han solicitado la extradición de los cuatro acusados.

AFRONTARÁN DISTINTOS CARGOS
En el caso de que la justicia de Nueva Zelanda conceda la extradición de Schmitz y de los otros tres detenidos, estos afrontarán en Estados Unidos cargos por crimen organizado, blanqueo de dinero y de violación de la ley de derechos de propiedad intelectual, delitos por los que, si son declarados culpables, pueden ser condenados a una pena máxima de 50 años de cárcel.

Las autoridades de Estados Unidos cerraron el pasado jueves el portal de descargas Megaupload al considerar que forma parte de “una organización delictiva responsable de una gran red de piratería informática mundial” que ha causado más de 500 millones de dólares en pérdidas al transgredir los derechos de autor de compañías.